Emigrar ya no es irse para siempre y renunciar al terruño, la lengua y las costumbres, ni romper con la familia y amigos dejados atrás, sino que hoy estos nexos no sólo se mantienen a través de las distancias geográficas, sino que estos mismos vínculos serían la principal motivación para emprender el regreso futuro, creo yo. 

Un cubículo en sede consular para Diputados del exterior se puede

AGUAJERO DIGITAL

Emigrar ya no es irse para siempre y renunciar al terruño, la lengua y las costumbres, ni romper con la familia y amigos dejados atrás, sino que hoy estos nexos no sólo se mantienen a través de las distancias geográficas, sino que estos mismos vínculos serían la principal motivación para emprender el regreso futuro, creo yo. 

Hay un compromiso con la diáspora, por el potencial, no descubierto y mal ayudado, hasta hoy, Señor Presidente y si nos lo permite, se lo queremos comunicar, respetuosamente. 

Mire: Tenemos varios diputados del exterior que dignamente nos representan en 3 circunscripciones territoriales y ninguno tiene una oficina de comunicación directa con sus constituyentes, algo insólito en una democracia; debemos viajar para verlos en persona porque están en R.D. en las sesiones, comités y labores legislativas y solo por las redes los podemos ver. 

El actual presidente de Cámara de Diputados debe motivarse para que vea con agrado que se abran esas 3 oficinas costeadas de su presupuesto asignado, pero no 7 oficinas, una por cada diputado por lo costoso que sería, sino una en cada demarcación, o sea solo tres, manejando muchos temas e inquietudes de esa diáspora ignorada, que remesa miles de millones mensuales y mantiene la prima más baja que lo que sería, si desapareciéramos. 

Creo, tener a dos Estados entrelazados, es una ventaja, pues ambos son parte de la realidad de los emigrantes. Aprovechemos la doble nacionalidad. Esta se da cuando una persona ostenta la calidad de ciudadano de dos países simultáneamente. Con niveles de gobernación “desde arriba” o “desde abajo”, independientes del Estado que hacen, un corte a través de las fronteras internacionales, eso somos. 

Tenemos representantes locales desde Washington, Florida, hasta la aldea más chica de Europa y quieren entrelazar sus ayudas con diputados del exterior y se dilatan por poca  fluidez de trámites. 

Nada cuesta tener un cubículo en consulado de NY, otro en Miami/PR y otro en Madrid, ciudades donde se ubican las dotaciones más representativas de las 3 circunscripciones que por ley nos representan en exterior al millón y medio de dominicanos que vivimos en esas áreas. 

Recomendaciones: Por decreto crear ese cubículo para diáspora, no para competir con los servicios que da un consulado o el INDEX, sino para oír one on one, al que visite sin cita al empleado del diputado y que este le pueda canalizar ideas, proyectos, sus ayudas e informaciones específicas y les escriba sus cartas y estudios de factibilidad para sus inversiones que no les hace INDEX a ellos, pues no es su trabajo, ni de un cónsul. 

Recuerde la diáspora quiere que la escuchen, orienten y le resuelvan. Es fácil, con un empleado del Congreso, residiendo en esas áreas, eso ayudaría a la labor diaria del diputado quien se encuentra en R.D. por su trabajo, desligado de todo lo que pasa en la demarcación que representa y que solo la visita por días y corriendo, así no nos sentimos parte de la nación, usted entiende eso, su familia fue emigrante Jordana, Libanesa y Palestina.  

Esperamos nos ayuden. Proyecto será un logro de nuestros buenos representantes diputados que motivan el cambio que Ud. prometió