Tras la matanza en Colorado, Biden aboga por prohibir las armas de asalto

El presidente urgió los legisladores a actuar. El rechazo, en 2016, del Congreso a una ley más restrictiva fue uno de los golpes más duros sufridos por la Administración Obama.

Tras la matanza en Colorado, Biden aboga por prohibir las armas de asalto
AGUAJERO DIGITAL

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, abogó hoy por prohibir la venta de armas de asalto y de cargadores de alta capacidad después de que este lunes un ciudadano matara a diez personas en una tienda de comestibles de la localidad de Bolder, en el estado de Colorado.

"Podemos volver a prohibir las armas de asalto y los cargadores de alta capacidad, conseguí hacerlo cuando era senador y redujo estas matanzas", dijo Biden en referencia a una legislación aprobada en 1994 que vetaba este tipo de armamento, pero que apenas duró diez años. "Deberíamos hacerlo de nuevo".

 Esto ni es ni debería ser una cuestión partidista. Esta es una cuestión estadounidense y salvará vidas"

Joe Biden, presidente de EE. UU.

La aprobación de una legislación sobre la posesión de armas fue una de las grandes prioridades de la Administración Obama, de la que Biden fue vicepresidente, sin embargo, siempre se topó con la negativa del Congreso.

El presidente, que se dirigió a la nación desde la Casa Blanca, dijo no necesitar esperar "ni un minuto, mucho menos una hora" para adoptar medidas "de sentido común" que servirían para "salvar vidas" ni para "urgir" a los legisladores en el Senado y en la Cámara de Representantes para "actuar".

"Esto ni es ni debería ser una cuestión partidista. Esta es una cuestión estadounidense y salvará vidas", concluyó Biden, quien no aceptó preguntas, antes de partir rumbo a Ohio, donde tiene previsto celebrar el décimo aniversario de la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio, más conocida como Obamacare.

Diez muertos en tiroteo en una tienda de comestibles de Estados Unidos
El ataque del lunes se produce una semana después del asesinato de ocho personas en tres negocios de masajes en el área de Atlanta. Fue al menos la séptima matanza masiva de este año en Estados Unidos. 

La vicepresidenta Kamala Harris, calificó el hecho de "absolutamente trágico". "Diez personas, en sus actividades cotidianas, viviendo sus vidas, no molestando a nadie. Un agente de policía, llevando a cabo su labor con gran valentía", dijo , refiriéndose a las víctimas. 

Por contra, el senador republicano Ted Cruz, aprovechó su intervención durante una audiencia de la Cámara Alta que trataba la cuestión del control de armas para advertir del "peligro" que supondría una legislación restrictiva. "Cuando desarmas a ciudadanos que cumplen con las leyes, haces que sea más posible que se conviertan en víctimas; si quieren actuar contra estos asesinatos, vayan contra los asesinos", afirmó.

El ataque del lunes se produce una semana después del asesinato de ocho personas en tres negocios de masajes en el área de Atlanta. Fue al menos la séptima matanza masiva de este año en Estados Unidos. "Cuando aún ondea la bandera a media asta por esta tragedia, otra ciudad estadounidense se ha visto marcada por la violencia con armas de fuego", lamentó Biden.