Tragedias en México reflejan incapacidad para controlar migración

Las decenas de migrantes muertos en accidentes viales en los últimos años en México y los miles de interceptados cuando viajaban hacinados en tráileres visibilizan la imposibilidad de controlar el flujo migratorio y hacen todavía más peligrosa la ruta hacia Estados Unidos. En diciembre pasado, un total de 56 migrantes fallecieron al volcar el camión en el que viajaban hacinados mientras transitaban en una carretera del sureño estado mexicano de Chiapas.

Tragedias en México reflejan incapacidad para controlar migración

AGUAJERO DIGITAL

Ciudad de México (EFE).- Las decenas de migrantes muertos en accidentes viales en los últimos años en México y los miles de interceptados cuando viajaban hacinados en tráileres visibilizan la imposibilidad de controlar el flujo migratorio y hacen todavía más peligrosa la ruta hacia Estados Unidos.

En diciembre pasado, un total de 56 migrantes fallecieron al volcar el camión en el que viajaban hacinados mientras transitaban en una carretera del sureño estado mexicano de Chiapas.

Mientras que esta semana, mientras continúan las labores de repatriación de cadáveres de este trágico accidente vial, otros 38 migrantes resultaron lesionados en un siniestro carretero en Veracruz, al oriente de México.

Un reflejo de la ola migratoria que azota México y se ha cobrado multitud de vidas en los últimos años. Solo desde finales de 2018 a la fecha, cuando comenzaron las caravanas migrantes, se contabilizan decenas de fallecidos en accidente parecidos.

“El paso por las carreteras se ha vuelto muy peligroso para los migrantes, pero el riesgo es igual que quedarse en sus países con violencia, grupos de maras, inseguridad y sin empleo”, dijo este viernes a Efe Eduardo González, profesor del Tecnológico de Monterrey y especialista en migración.

Estos son solo algunos motivos por los que muchos migrantes, según González, dejan atrás sus realidades y ponen en riesgo sus vidas para llegar a Estados Unidos, a menudo adquiriendo deudas estratosféricas e incluso perdiendo la vida en el camino.
“Buscan rutas seguras o menos peligrosas y por ello se ven obligados a trasladarse en tráilers o cabinas falsas. O en rutas más alejadas, donde suelen ser víctimas no solo de polleros (traficantes de personas) sino del crimen organizado”, lamentó.

NO ES ALGO NUEVO
México es una ruta indispensable de paso para los migrantes que buscan alcanzar el llamado sueño americano. Actualmente, la región vive un flujo migratorio récord hacia Estados Unidos, cuya Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) detectó a más de 1,7 millones de indocumentados en la frontera con México en el año fiscal 2021, que terminó el 30 de septiembre pasado.

Y, desde hace décadas, los indocumentados han utilizado diferentes vías para atravesar ilegalmente el territorio nacional. “En realidad esto no es algo nuevo, este tipo de transportación tiene al menos unos 20 años pero se hace evidente cuando hay una situación como un accidente”, afirmó Leticia Calderón, doctora en Ciencias Sociales y experta en migración.

La experta señaló que aunque antes era más visible el uso del tren conocido como La Bestia, históricamente se han utilizado otras rutas marítimas y terrestres.

“Está documentado. Lo han sabido otros gobiernos y lo sabe el Gobierno actual. Esto habla de corrupción desde el propio Estado”, comentó.

Lo grave, dijo, es que muchos migrantes en su intento por buscar una mejor vida han encontrado la muerte.
De acuerdo con el documento “Rutas- Estudios sobre movilidad y migración internacional”, elaborado por la Unidad de Política Migratoria de la Secretaría de Gobernación (Segob), tan solo en México, en el periodo de 2014 a julio de 2019, se identificaron 1.998 fallecimientos de personas migrantes.

De ellos, 1.270 se registraron en Estados Unidos -la mayoría en la frontera con México- 662 en territorio mexicano y 66 en el norte de Centroamérica.

Esto, significa que, en promedio mueren unas 30 personas cada mes durante su tránsito por México o en su intento de cruce en la frontera con Estados Unidos.

También, se calcula que 86 % de las personas migrantes detectadas en tránsito utilizan las carreteras del país para llegar a Estados Unidos, por lo que “es común” que se presenten accidentes carreteros.

“En especial en el sureste, donde las deficientes condiciones de las carreteras se suman al mal estado en que se encuentran los vehículos”, señala el documento.

Por su parte, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), publicó un comunicado el pasado 8 de diciembre donde informó que desde 2014 se han documentado al menos 3.575 muertes en la frontera entre México y Estados Unidos, una cifra todavía mayor a la de la Segob.

DOBLE DISCURSO
El fenómeno migratorio se ha desbordado en el país reflejando la incapacidad de atender la problemática por parte de las autoridades.

Para Eduardo González, esto es resultado de un doble discurso del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, quien “por un lado, busca cumplir con el acuerdo con el expresidente Donald Trump y, por el otro, da libertad a que los migrantes sigan avanzando hacia Estados Unidos.

En diciembre pasado, el Instituto Nacional de Migración (INM), informó que entre los años 2019 y 2021, en coordinación con otras autoridades nacionales y estatales, llevó a cabo 502 “rescates masivos” que permitieron la localización y auxilio de 42.692 personas extranjeras de diferentes nacionalidades.

Mientras que el secretario de Gobernación, Adán Augusto López, dijo el jueves que están trabajando de manera coordinada con autoridades estatales y empresas para atender los casos de transportación de migrantes tanto en tráileres como en autobuses de pasajeros.

Para Ana Saiz, directora de la ONG Sin Fronteras, estos flujos migratorios se mantendrán mientras las economías de los países se sigan beneficiando de las remesas.

“El mismo presidente los ha calificado como héroes”, apuntó la experta.
Y recalcó que las políticas migratorias, hasta ahora, han estado sustentadas en el miedo, la discriminación y sin tomar en cuenta los derechos humanos.

“Se han cerrado vías regulares de migración. Hoy, por ejemplo, se piden visas a los venezolanos para estar en México”, lamentó.

Y aseguró que pese a las tragedias, las autoridades reaccionan cuando hay un accidente, pero hasta ahora “no vemos qué hay detrás del delito. EFE

Por: Cristina Sánchez Reyes