Muchas personas cuando utilizan la palabra otoño lo consideran como fase triste, como fin o termino de la vida. Así cuando describen el otoño, se refieren al crepúsculo de la vida. El otoño para mí es un estado natural valioso, muy precioso, pues si bien por un lado significa muerte, por el otro lado encierra la palabra resurrección. 

Suiza: Reflexiones sobre el otoño

AGUAJERO DIGITAL

YVERDON, Suiza._ Muchas personas cuando utilizan la palabra otoño lo consideran como fase triste, como fin o termino de la vida. Así cuando describen el otoño, se refieren al crepúsculo de la vida. El otoño para mí es un estado natural valioso, muy precioso, pues si bien por un lado significa muerte, por el otro lado encierra la palabra resurrección. 

El otoño es una época de pausa y recuperación. Es un período donde me encanta recorrer los campos y compartir con la naturaleza. El tiempo juguetón y caprichoso nos hace partícipe de su incertidumbre .A veces llueve, otras enfría, sale el sol, nevisca, niebla……los arboles se colorean y nos brindan un espectáculo incomparable antes de deshojarse por completo…. 

Viñedos otoñales La  “liège vierge” (parra virgen) 

El otoño en Suiza es quizás la estación más diversificada y estimulante. La madre naturaleza nos habla en todos los sentidos… viñedos espectaculares cargados de uvas coloridas, bosques con mantos de colores extraordinarios de rojo, verde, oro, marrón..., con un piso no menos increíble de hojas muertas…, aparecen los champiñones, maduran las manzanas, se caen las nueces... el heno se apila en previsión del invierno, los campesinos preparan sus tierras en espera de una nueva cosecha y no menos maravilloso para el placer del paladar las numerosas fiestas de vendimia, ferias de vino, quesos, castañas que nos invitan a su degustación…. 

Aparece la caza de animales vedados como el ciervo, el verraco (cochino de monte), liebre, corzo, que comienza a principio de octubre hasta casi mitad de diciembre. Esta junto al chucrut, las salchichas de hígado y sangre, las tartas de manzanas, peras, castañas... acompañan por un tiempo nuestra dieta cotidiana. Los pueblos se organizan y preparan múltiples fiestas populares. La Bénichon o fiesta de la cosecha, una celebración que antiguamente tenía un carácter religioso pues en ella se bendecía y agradecía a las divinidades la producción. 

Descenso de las vacas de los Alpes suizos.

Hoy en día son fiestas populares con variadas especialidades culinarias de panes, tartas, cocido, y productos locales, exposiciones agroalimentarias, ferias de ganado, mercado de cebolla (Zibelimärit) famoso en Berna y calabazas.. y muchas otras festividades que recuerdan una cultura plena de tradición. Por supuesto, la cocina helvética es ecléctica, deducción lógica de su pertenencia lingüística. Los platos cambian según la tradición cultural germánica, italiana o francesa! Un lindo día otoñal 

Alphorn (cuerno de los Alpes). 

Uno de los momentos más espectaculares del otoño y que se ha convertido en la atracción turística por excelencia de esta estación, es el regreso a casa de las vacas y de los pastores. En efecto, los rebaños después de pasar 4 meses en los pastos alpinos, se engalanan con coronas de flores en la cabeza y con cencerros alrededor del cuello que suenan rítmicamente durante el todo el trayecto de descenso. 

La manada es precedida por su reina (elegida previo combate en primavera y que porta la campana más grande y pesada) y por los pastores ataviados con coloridos trajes tradicionales, que llevan el ganado al valle a invernar. Desfilan por los poblados, donde se organizan grandes ferias, se disfruta de música (del alphorn: Cuerno de los Alpes instrumento típico de la montaña suiza) y coros de yodel, de la gastronomía de la estación, de la degustación y mercado de quesos y productos regionales. 

La pequeña ciudad de Yverdon-Les-Bains, ubicada entre el Jura, las colinas de Broye y el Lago Neuenburgersee, es la estación termal más importante de la Suiza occidental.

Me encanta el otoño; aunque mis abrigos salen de su reposo, las botas aparecen en mi ajuar, las bufandas, las capas de lluvia se hagan presente!!.. …en fin, siempre me incita a un cambio de look total!!! 

Por otro lado es mi tiempo favorito de reflexión, de poner en balanza mis proyectos del año y revaluar mis objetivos para el futuro. Este tiempo me inspira. La madre naturaleza con sus cambios, me muestra que aunque muchas cosas aparentemente se acaban o mueren, en esa desaparición se esconde una gran promesa de renacimiento: una primavera!! El otoño me enseña a ser paciente, a tener fe, a guardar esperanza en la vida y sobre todo me rebela la importancia del reposo, la necesidad de relajarnos de ser pacientes y esperar; pues aun cuando las cosas parecen que no avanzan, no hay frutos y el terreno es improductivo en el fondo solo nos está señalando la necesidad de tomarse el tiempo para abonar y preparar “nuestro jardín secreto” para una nueva y próxima cosecha.