De los dos “izquierdista de derecha” que del PLD saltaron al trueque-bisagra -otrora franquicia de González Espinosa-, uno, de esos teóricos -el de nombre bíblico, no el vate-, elaboró toda una teoría o análisis sociológico sobre el partido de “clientes” que según él era el PLD. Por ello -y por otras aspiraciones-, dio el “salto” (“progresista” o de “avanzada”, según ellos…) de un partido de centroderecha, con acentuados matices conservadores en su cúpula, como el PLD, a la Fuerza del Pueblo que representa y unifica todo el espectro político-ideológico ultraconservador y punta de lanza política-mediática en contra del “viejo instrumento”, como suelen llamar al PLD.

Rebelión en el partido de “clientes”

AGUAJERO DIGITAL

De los dos “izquierdista de derecha” que del PLD saltaron al trueque-bisagra -otrora franquicia de González Espinosa-, uno, de esos teóricos -el de nombre bíblico, no el vate-, elaboró toda una teoría o análisis sociológico sobre el partido de “clientes” que según él era el PLD. Por ello -y por otras aspiraciones-, dio el “salto” (“progresista” o de “avanzada”, según ellos…) de un partido de centroderecha, con acentuados matices conservadores en su cúpula, como el PLD, a la Fuerza del Pueblo que representa y unifica todo el espectro político-ideológico ultraconservador y punta de lanza política-mediática en contra del “viejo instrumento”, como suelen llamar al PLD.

Está de más recordar que esa franquicia nació de un truque-cambalache, y como “partido” para canalizar la eterna aspiración presidencial de su líder y caudillo. Allí las aspiraciones no se disputan en las urnas o asambleas, sino, se decretan y la presidencial está eternamente reservada al jefe del verdadero “partido” de “clientes”, transeúntes y tránsfugas….

Sin embargo, y después de agotar su estrategia de drenar, pírricamente, “al viejo instrumento”, alianza PRM -no sabemos en qué quedará su libreto oposicionista o, si se montan o no en la patana de la repostulación-, pero  lo que sí está viviendo ese “partido” es el karma bíblico aquel “…el que a hiero mata a hierro muere”: sus clientes están dando saltos de garrocha por pipá,  buscando un mejor resguardo político-electoral que les garantice, con mejores augurios, el clamor de “…la patria ….” , como dijo uno de “los dueños del país”, el inefable Antonio Marte, y desde otro vuelo, la Hanoi…..

No obstante, para ese “partido” lo mejor está por llegar, pues una alianza es una alianza -PRM-FP-, y es casi hora de sacar cuentas y poner claro donde queda: si en el libreto-cuento oposicionista (engañabobos) o, saborear-preferir, en carne propia, aquella frase dura y amarga; pero real, que el extinto Hatuey De Camps acuñó : “…..va a saber lo que es canela fina” porque cuando la del “viejo instrumento” son viejas, las de la FUPU, de no obtemperar al llamado del aliado -2020-, se proyectan devastadoras y de estragos impredecibles, pues el PRM no se alimenta, electoralmente, del “viejo instrumento” sino de la ley oferta y demanda -como todo partido de gobierno-; y nada mejor, para esa zafra (que ya asoma), que un “partido” hecho de tránsfugas, clientes y transeúntes. ¡Pero, allá ellos!

Ah, eso sí, en el “viejo instrumento” hay una franja -critica- siempre dispuesta a aceptar o pactar el regreso; pero no como caudillo ni candidato eterno, y siempre después de elegir su candidato y reafirmar el relevo de liderazgos. Porque al final, política es coyuntura y, de todas formas, alguna cobija habrá de buscar -la FUPU-; aunque es aconsejable no hacerse muchas ilusiones pendejas con el “partido” de “clientes”, transeúntes y tránsfugas (ojalá se oiga bien en el PLD).