Primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, culpa a los medios de avivar crecientes protestas contra él

El primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, culpó este domingo a los medios de comunicación de avivar las protestas contra su gestión que reúnen cada semana a más ciudadanos y están minando su popularidad. “Estas manifestaciones están siendo alimentadas, especialmente por la movilización de los medios de comunicación”, dijo hoy en la reunión semanal de su Gabinete y tras la convocatoria más concurrida desde que comenzaran las protestas, celebrada ayer en Jerusalén. El jefe de Gobierno describió las manifestaciones como “un intento de pisotear la democracia” y las consideró “una incubadora de coronavirus”. “Están siendo alentadas. Se les está permitiendo paralizar barrios y bloquear carreteras en completa violación con lo aceptado en el pasado”, dijo en una intervención que lo enfrentó a su socio del Ejecutivo de coalición y primer ministro alterno, Beny Gantz.

Primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, culpa a los medios de avivar crecientes protestas contra él
El primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu

AGUAJERO DIGITAL

JERUSALÉN.- El primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, culpó este domingo a los medios de comunicación de avivar las protestas contra su gestión que reúnen cada semana a más ciudadanos y están minando su popularidad.

“Estas manifestaciones están siendo alimentadas, especialmente por la movilización de los medios de comunicación”, dijo hoy en la reunión semanal de su Gabinete y tras la convocatoria más concurrida desde que comenzaran las protestas, celebrada ayer en Jerusalén.

El jefe de Gobierno describió las manifestaciones como “un intento de pisotear la democracia” y las consideró “una incubadora de coronavirus”.

“Están siendo alentadas. Se les está permitiendo paralizar barrios y bloquear carreteras en completa violación con lo aceptado en el pasado”, dijo en una intervención que lo enfrentó a su socio del Ejecutivo de coalición y primer ministro alterno, Beny Gantz.

“El derecho a protestar es el alma de la democracia”, defendió Gantz y pidió al Gobierno proteger a los participantes después de que fueran atacados anoche en otro de los episodios de violencia que están marcando las actuales protestas.

Durante la última semana y media, grupos de extrema derecha han agredido a manifestantes con palos y botellas y la Policía ha detenido a decenas de implicados en los ataques.

La polarización crece en la calle entre simpatizantes y detractores de Netanyahu y este ha calificado a los organizadores de “izquierdistas y anarquistas”.

Más de 10.000 israelíes participaron ayer en otra masiva manifestación que se repite casi a diario frente a la residencia de Netanyahu para pedir su renuncia por su juicio por corrupción y la gestión de la pandemia.

La confianza en el primer ministro ha caído en las encuestas especialmente entre los votantes de su partido, el Likud.

Las manifestaciones comenzaron en marzo organizadas por el llamado movimiento de Bandera Negra que exigía la salida del primer ministro que está siendo juzgado por delitos de fraude, cohecho y abuso de confianza en tres casos separados de corrupción.

Si bien la crisis económica generada por la COVID-19 parece animar cada día a más israelíes que han perdido su trabajo o han visto reducidos sus ingresos por la paralización de la economía.

Hoy el hijo de Netanyahu, Yair -un activo y polémico usuario de las redes sociales- tuvo que borrar un tuit a petición de la Justicia por “acoso” a los organizadores de las protestas contra su padre.

Netanyahu también utiliza sus redes sociales para cargar contra los medios y el jueves acusó a la cadena de televisión Canal 12 de ocultar “la incitación al asesinato del primer ministro” después de que una cuenta falsa de Facebook le amenazara de muerte.