Marcelo Rebelo de Sousa ha sido reelecto como presidente de Portugal

El conservador Marcelo Rebelo de Sousa, presidente de Portugal y candidato a la reelección, es el vencedor de la primera vuelta de las elecciones presidenciales del país, según los datos provisionales con el 32?l escrutinio, que le otorga un 64? los votos. En segundo lugar aparece el candidato de ultraderecha, André Ventura con el 12,5%, seguido de la ex eurodiputada socialista Ana Gomes con el 10%.

Marcelo Rebelo de Sousa ha sido reelecto como presidente de Portugal

AGUAJERO DIGITAL

LISBOA.- El conservador Marcelo Rebelo de Sousa, presidente de Portugal y candidato a la reelección, es el vencedor de la primera vuelta de las elecciones presidenciales del país, según los datos provisionales con el 32% del escrutinio, que le otorga un 64% de los votos.

En segundo lugar aparece el candidato de ultraderecha, André Ventura con el 12,5%, seguido de la ex eurodiputada socialista Ana Gomes con el 10%.

Los restantes cuatro candidatos, Marisa Matias, respaldada por el Bloco de Esquerda; el comunista João Ferreira y el liberal Tiago Mayan y el candidato independiente Vitorino Silva no llegan al 4% de votos.

Son resultados que ya apuntaban los sondeos a pie de urna de las televisiones, que coinciden en dar la victoria en primera vuelta a Rebelo de Sousa, siempre por encima del 55% de los votos.

Según estas proyecciones, quedará en segundo lugar Ana Gomes, con entre el 13 y el 16% de los votos, en tanto que la tercera plaza es para el candidato de ultraderecha, André Ventura, con entre el 8 y el 12% de los sufragios.

confirmar el avance de la extrema derecha en un país en la que esta tendencia todavía era algo excepcional.

Les seguirían Marisa Matias, respaldada por el Bloco de Esquerda, el comunista João Ferreira y el liberal Tiago Mayan, todos con entre el 3 y el 5% de los votos, en tanto que el candidato independiente Vitorino Silva lograría entre el 2 y el 4% de los votos.

Los cuatro presidentes que ha tenido Portugal desde el surgimiento de la democracia, en 1974, fueron elegidos en la primera vuelta para un segundo mandato de cinco años.

Con una alta popularidad desde su elección hace cinco años, el actual jefe del Estado ha cohabitado sin problemas mayores con los socialistas del primer ministro Antonio Costa quien, para evitar una derrota asegurada, no ha presentado ninguna candidatura.

El jefe del gobierno incluso ha rechazado apoyar a Ana Gomes, una diplomática de carrera de 66 años, convertida en una eminente militante anticorrupción y que se ha convertido en baluarte contra el avance de la extrema derecha.

Por su parte, André Ventura ha dicho que pretendía “aplastar a la izquierda”.

En Portugal, el jefe del Estado no tiene ningún poder ejecutivo pero juega un papel de árbitro cuando hay crisis políticas y puede disolver el Parlamento para convocar elecciones legislativas anticipadas.

Otra de las incógnitas estaba centrada en la tasa de abstención. Según las proyecciones, tras la jornada de este domingo se situaría entre el 50 y el 60%, frente al récord de 53,5% de 2011, cuando fue reelegido el predecesor de Rebelo de Sousa.

“Si fue posible romper el ciclo de crecimiento de la abstención en las reelecciones, sería bueno, sobre todo en pandemia”, declaró el presidente portugués antes de conocerse los primeros resultados.

Los analistas temían una abstención mayor, de incluso el 70%, por la explosión de casos de coronavirus en el país, de 10 millones de habitantes, sometido a un confinamiento general desde hace diez días.

Con 85.000 nuevos casos y casi 1.500 fallecidos durante la semana que se termina, Portugal ocupa el primer lugar mundial en número de contagiados con relación a la población, superado solo por el enclave británico de Gibraltar, según datos oficiales recabados por la AFP.

El país está sumido desde hace diez días en un segundo confinamiento general para frenar la explosión de casos de covid-19.

Tras los comercios y los restaurantes, el gobierno cerró los colegios durante 15 días, mientras el sábado se registró un nuevo récord de casos y de fallecidos, con lo que el balance desde el inicio de la pandemia sobrepasa los 10.000 muertos.

Los votantes tuvieron que hacer fila frente a los colegios electorales, guardando las distancias y entrando uno por uno.