Planta sanitaria de la Nueva Barquita: un modelo natural de drenaje sanitario

El proyecto La Nueva Barquita no solo ha sido un referente oficial de asentamiento humano digno, sino también, en la solución al problema urbano del drenaje sanitario, con la construcción de tres plantas que procesan más de 2,500 metros cúbicos...

Planta sanitaria de la Nueva Barquita: un modelo natural de drenaje sanitario

El proyecto La Nueva Barquita no solo ha sido un referente oficial de asentamiento humano digno, sino también, en la solución al problema urbano del drenaje sanitario, con la construcción de tres plantas que procesan más de 2,500 metros cúbicos de agua diariamente mediante un método natural.

Se trata de un sistema que no requiere del consumo de energía eléctrica, ni aparatos mecánicos y que funciona en base al vegetal conocido como “Typha domingensis”, una macrofitas que se reproduce en cuerpos de agua como estanques, cañadas y lagunas. Alrededor de estas plantas de tratamiento se crea un ecosistema propio donde actualmente viven y se reproducen diferentes especies de fauna y flora, contribuyendo a enriquecer el paisajismo del área.

Su efectividad en la depuración de las aguas sanitarias, de acuerdo con estudios que se han hecho con la toma de muestras de muestras de entrada y salida de las aguas a las plantas, es de un 95%, según afirma Fabién Maríñez, encargado de ejecución del proyecto.

Los acostumbrados olores fétidos de los sistemas sanitarios no se sienten en el lugar, solo en la parte más cercana y en algunos momentos, pero tampoco tienen e imágenes desagradables a la vista, solo plantas que se mueven al compás de la brisa y que sus raíces hacen el trabajo que harían aparatos eléctricos como bombas de expulsión.

“La tipología de la depuradora trabaja con unas plantas fitosanitarias que con las raíces absorben todos los nutrientes que son productos de las heces fecales. Cada planta está dividida en tres lagunas, tenemos una laguna que es anaeróbica, que tiene cuatro metros de profundidad; una segunda que es la facultativa que tiene 2.50 metros de profundidad y la tercera que tiene 1.50 metro que ya es el agua prácticamente depurada que es la que se vierte directo a la cañada y luego al río Ozama”.

Las depuradoras fueron diseñadas pensando en la cantidad de personas que habitan en el proyecto La Nueva Barquita, un promedio de 9,000 de un total de 1,700 apartamentos.

Para la construcción de las tres depuradoras se aprovechó las condiciones del terreno en zona de vaguada para aprovechar al máximo las áreas no estaban dentro del proyecto habitacional, adaptándolos a las condiciones topográficas con caídas naturales que sirven de aireación, dijo Maríñez.

El proyecto, que está bajo la administración de la Corporación del Acueducto y Alcantarillado de Santo Domingo (CAASD) contó desde sus inicios con el personal de las familias que viven en el proyecto como forma de generar empleo, pero además para involucrarlos en el manejo y conservación de las plantas. Unas 40 personas fueron capacitadas, pero el número se redujo una vez entraron en funcionamiento.

“Aquí quien depura son las raíces de las plantas, por eso se llaman micrófitos. El agua no filtra para tomar, pero una depuración natural de 95% es considerable para llegar al río Ozama. En el trayecto han crecido plantas que sirven y el olor está controlado: la gente tenía medio pensaban que iba a ser fétido, que iban a ver gases, la misma ubicación de las plantas que son ventiladas, se depuran en el mismo trayecto, las mismas personas de la zona no perciben malos olores, la gente ni se entera”. Indica Maríñez.

Explica que las depurados son un modelo para la CAASD y es el primer proyecto de esa naturaleza y recuerda que en Punta Cana hay uno similar, pero las de La Barquita es la primera que tiene diferencia entre lagunas y le adhiere una aireación entre laguna y laguna para fines de oxigenación.

Las depuradoras fueron diseñadas y ejecutadas por la Constructora JP y la empresa AguaInc/WW Green Filters(especializada en el diseño, instalación, operación y mantenimiento de filtros verdes flotantes para la depuración de las aguas y fue contratada por Unidad para la Readecuación de La Barquita y Entornos (URBE).