Cual carabela Santa María de Cristóbal Colón, en 1492, en su primer viaje a América, surcando los mares hacia destino desconocido, el naciente Estado del Bienestar o Estado Welfare de los Estados Unidos, se convirtió en el buque insignia que conduciría en medio del maremágnum, la economía capitalista mundial, colapsada por la Gran Depresión de 1929.

Pinceladas sobre el Estado: misión social y el modelo dominicano

AGUAJERO DIGITAL

Cual carabela Santa María de Cristóbal Colón, en 1492, en su primer viaje a América, surcando los mares hacia destino desconocido, el naciente Estado del Bienestar o Estado Welfare de los Estados Unidos, se convirtió en el buque insignia que conduciría en medio del maremágnum, la economía capitalista mundial, colapsada por la Gran Depresión de 1929.

El panorama era tétrico, habían quebrado miles de bancos y empresas de los Estados Unidos, Alemania, Francia, Inglaterra, España, Italia, Bélgica y en todo el mundo, la desocupación laboral producto de la deflación económica alcanzó el 30%, el comercio cayó de forma abrupta y con ello la importación y exportación de productos industriales y agrícolas, la ruina económica de cientos de miles de ciudadanos que tenían acciones en la Bolsa de Valores fue descomunal, el PIB de Europa se desplomó en un 17%, en los Estados Unidos llegó alcanzar hasta el 26%, la hambruna se extendía exponencialmente sin fronteras en la era bipolar de los dos mundos, capitalista y socialista.  

El progreso capitalista de la II Revolución Industrial del mundo occidental que había iniciado en el último cuarto del siglo XIX, con una economía que ya se había hecho adicta al consumismo grotesco, sumergió a la sociedad en un proceso agresivo de pauperización que empezó a cuestionar la metáfora económica de la mano invisible del mercado del filósofo y economista Adam Smith.

Justo es destacar que los Estados Unidos, fueron capaces de enfrentar la Gran Depresión del 29, sin que estallara la guerra civil ni se degradara la institucionalidad democrática del país, contrario a muchos países en los que explotaron conflagraciones civiles y surgieron regímenes dictatoriales como en España con Francisco Franco; Alemania con Adolfo Hitler; Italia con Benito Mussolini; Grecia con Ioannis Metaxás y otros, así como tiranías surgidas en la órbita tercermundista como la de Rafael Trujillo en la República Dominicana, en el primer año de la década, el año 1930.

La concepción social y económica del Estado del Bienestar se hacía cada vez más indispensable para hacer frente a la miseria y la pobreza, razón que  empezó a expandirlo por el mundo occidental, especialmente por Europa, marcando el inicio de un largo reinado de 50 años, acreditado por el éxito en la confrontación de la crisis del modelo social estadounidense que surgió con el New Deal (Nuevo Acuerdo) del presidente Roosevelt en 1933, el cual fue capaz de reimpulsar potencialmente la economía capitalista, al mismo tiempo que produjo reformas sui géneris de seguridad social, salario mínimo, semana laboral de 40 horas, sistema de pensión, programa de asistencia alimentaria y libertad gremial, a lo largo de una década, desde 1929 a 1939.

Indudablemente que el principio de solidaridad se convirtió en el adalid de la misión social del Estado y el New Deal y su inspirador, el demócrata Franklyn Delano Roosevelt, alcanzó registro histórico preeminente en el período más crucial de la sociedad capitalista, ciclo que concluyó con el estallido de la II Guerra Mundial en 1939.