¿Qué falta por hacer para fluir más remesas y darle su valor a la diáspora? Mire este ejemplo: En 2001 el Banco de México y la Reserva Federal de Estados […] Para incrementar las remesas y valorizar la diáspora (OPINION) .

Para incrementar las remesas y valorizar la diáspora

AGUAJERO DIGITAL

¿Qué falta por hacer para fluir más remesas y darle su valor a la diáspora?

Mire este ejemplo: En 2001 el Banco de México y la Reserva Federal de Estados Unidos acordaron estudiar la posibilidad de vincular los sistemas de pago entre ambos países para crear un mecanismo interbancario eficiente. En octubre de 2003, las dos instituciones gubernamentales habían establecido ese marco, centrado inicialmente en el pago de jubilaciones a los beneficiarios en México.

En febrero de 2004, este servicio se extendió a los pagos comerciales enviados desde cualquier institución financiera de Estados Unidos afiliada a Directo a México para cualquier persona con una cuenta bancaria en México.

El que envía el dinero paga todos los gastos y no se le cobra nada al beneficiario en México.

La transferencia se inicia en dólares estadounidenses que son convertidos a pesos mexicanos utilizando un tipo de cambio altamente competitivo basado en el FIX, el tipo de cambio interbancario de referencia, fijado y publicado por el Banco de México, su banco Central, menos un 0,21%.

Así, usuarios de Directo a México pagan una de las tasas más bajas del mercado de divisas, a menos de 4 dólares EE.UU. por transacción, independientemente de la cantidad enviada. Dado que los bancos centrales de ambos países procesan la transferencia, las remesas llegan de manera segura y a tiempo.

Eso lo puede lograr Rep. Dominicana con Héctor Valdez y sus homólogos en USA, siempre que cuente con endoso y voluntad política de presidentes, estamos en siglo 21, todo es internet.

#2. Activar y crecer más el correo, o sea, conectar sus redes postales con las de otros países. Chile,  España, Uruguay, República Unida de Tanzania y Uganda han adoptado este mecanismo para garantizar transferencias más eficientes y seguras.

Esta es la realidad. En el campo más lejos de Cutupú, no veo estafeta Western Unión. Debes ir a La Vega. ¿Por qué?. Pero, llega el correo diario.

Creo esos pobres campesinos si reciben 2,000 dólares deben ir a La vega o se deben incorporar a esa población no bancarizada, que existe. No saben ni firmar ponen una X

No se ría. Mire.

Actualmente, en muchos países en desarrollo los sistemas financieros atienden a una porción muy pequeña de la población: la élite social y económica. Algunos gobiernos apuntan a aumentar la participación de las instituciones financieras en el mercado de envío de remesas, en un esfuerzo por atraer a más emisores y receptores de remesas como clientes.

Tener acceso al sistema financiero formal otorga una serie de beneficios a remitentes y destinatarios: menores costos de transferencia, mayor seguridad de las transferencias, la posibilidad de crear activos a través del ahorro y de aprovechar mayor cantidad de fondos de remesas a través del crédito. El objetivo es pasar del actual sistema de “efectivo a efectivo” a un sistema de transferencia electrónica cuenta a cuenta.

Con este fin, el foco está puesto en cómo eliminar los obstáculos que impiden a los inmigrantes abrir cuentas bancarias.

Otro caso, en la diáspora nuestra hay muchos ilegales con migratorios “machetes” y pasaportes falsos, entonces ¿qué?, ¿deportarlos? NO.

Ofrecerles carnés de identidad consulares. Mire, Sr. Cónsul es la solución.

Los estrictos requisitos de identificación impiden a muchos migrantes abrir cuentas bancarias. Por eso algunos gobiernos emiten documentos de identidad a sus nacionales residentes en el extranjero, independientemente de su estatus migratorio, para que puedan abrir cuentas bancarias.

Por último, algo que hacen ya algunos bancos en NYC y Puerto Rico es ofrecer capacitación financiera.

Por eso llevan a cabo campañas de capacitación financiera para fomentar el envío de remesas a través de canales formales y alentar a los trabajadores migrantes a utilizar otros servicios diversos que ofrecen los bancos.