Manuel Medrano en Santo Domingo: romántico, electrizante y eterno 

Manuel Medrano puso al público dominicano a sentir el rock en español desde las románticas letras de su música la noche de este sábado desde el Pabellón de Voleibol del Centro Olímpico.  Fue un encuentro especial, cargado de romanticismo y una electrizante banda que acompañó al cantautor colombiano, quien, en esta ocasión, presentó la segunda […] Manuel Medrano en Santo Domingo: romántico, electrizante y eterno  .

Manuel Medrano en Santo Domingo: romántico, electrizante y eterno 

AGUAJERO DIGITAL

Manuel Medrano puso al público dominicano a sentir el rock en español desde las románticas letras de su música la noche de este sábado desde el Pabellón de Voleibol del Centro Olímpico. 

Fue un encuentro especial, cargado de romanticismo y una electrizante banda que acompañó al cantautor colombiano, quien, en esta ocasión, presentó la segunda función de su Eterno tour en República Dominicana, la primera fue la noche antes en Santiago. 

Para ir condicionando el ambiente para lo que estaba a punto de pasar con Medrano, la agrupación Sólo Fernández, estuvo a cargo de la apertura del show. A todo rock, alternativo e independiente, interpretaron cuatro de sus canciones, entre ellas “Por qué eres así” y “Multicolor”, acompañados por gran parte del público que estaba presente. 

Cuando el reloj dio las 11 de la noche, nueve minutos después, el público empezó a pedir a Manuel Medrano que saliera a cantar, salió minutos después, armado con su guitarra y su peculiar voz, mientras su banda lo esperaba en escena.  

Como se trata del “Eterno tour”, mismo nombre de su  último disco, abrió el concierto con una de las nuevas y favoritas del álbum Eterno “Tengo que llegar a tiempo” y a pesar de ser de las nuevas, gran parte del público lo acompañó cantando.

Siguió en el mismo álbum, pero primero saludó al público que lo esperaba. “Buenas noches Santo Domingo yo soy Manuel Medrano y he venido desde Colombia a cantarle a todo as las ‘Nenitas’” y ahí cantó la canción que lleva ese mismo título. 

Una enérgica banda lo acompañó en cada una de sus interpretaciones, a la que incluso presentó más adelante. “En el bajo el gran Samuel. El gran Hanzel en el piano y teclado. Milton en la guitarra eléctrica y 

Pachicho en la batería”. 

Continuó jugando con los títulos de las canciones. Para la siguiente preguntó “Santo Domingo ¿están listos para ir con nosotros al ‘Más allá’?”, y empezó con esa canción.

Cambio la guitarra acústica por el micrófono y emocionado dijo “pero mira que lindo” y cambio del álbum “Eterno” a “Manuel Medrano”. Cantó “Si pudiera” y en esta lo acompañó todo el Pabellón. 

Tras cada canción Manuel abría los brazos frente al público y entre una y otra dedicaba gestos y palabras al público que ovacionaba por él y su música. Antes de la siguiente pieza, tomó una pausa para apreciar la ovación del público, que al intensificar los gritos cada cada vez más, causó que el artista bajara la cabeza y llorara de la emoción. Como si los gritos le dieran vida, se arrodilló, abrió los brazos al público, les agradeció y les tiró un beso.   

“No tengo palabras para describir lo que está pasando en este momento, solo quiero decir que yo soy de ustedes y les voy a dar el mejor show que he dado en mi vida, estoy muy feliz de estar aquí, gracias a cada uno de ustedes”, dijo emocionado. 

Cambió la guitarra por el micrófono y dijo “va a haber un cambio de planes, a ver si se saben esta” y empezó a cantar a capela “Una y Otra vez”, luego la musicalizó. 

Fue sin dudas, uno de los momentos más íntimos y cercanos de la noche. 

Siguió con el mismo álbum del 2015 y 

 cantó “Swing de la propuesta”, “La mujer que bota fuego” y “Mi otra mitad”. 

Volvió a “Eterno” para cantar una de las 12 canciones de ese álbum a las dominicanas.  “Me dado cuenta últimamente que me gusta mucho como hablan las mujeres de República Dominicana, con ese acento así tan lindo con ese tono  así tan Rico, les voy a dedicar esta canción a todas “ y cantó “Me gustas”.

Piropeó mucho a las dominicanas a lo largo de la noche “con todo respeto”, dijo que no tendría problemas de vivir en aquí con tantas mujeres bonitas. “Están muy hermosas. Ayer estábamos en Santiago y yo no lo podía creer, guapísimas todas y hoy en Santo Domingo, uff, atención un mensaje a todos los tigueres dominicanos, cuiden a sus dominicanas o sino nos las llevamos para Colombia”, palabras que causaron fervor en las mujeres. 

“Que lo lleven a uno al cielo es chevere, es nice, pero hay algo mucho mejor y ¿saben qué es?, que lo lleven “Donde nadie pueda ir” y cantó esa canción. 

Fue un concierto para vivir el amor desde todas sus facetas, cuando comienza, cuando está vivo y cuando acaba. La siguiente canción Medrano pidió que sacaran el teléfono y la enviaran a sus ex “La distancia”. En esa misma dinámica pidió a los que tenían pareja al lado que les dedicaran una de las nuevas y cantó “Hace tiempo”. 

Ya iba concluyendo el espectáculo. Cantó con el público “Quédate” y “Sin saber por qué”, también dedicada a las dominicanas. “He aprendido algo en la vida, que uno no puede tener todo lo que quiere y yo por más que quiera nunca he salido con una dominicana”. 

Para lo que parecía el cierre del concierto se armó de una guitarra eléctrica roja y rokeo una de las canciones más vibrantes de su repertorio, “Yo solo nado contigo”. La canto mientras se despedía. 

Una parte del público empezó a salir del pabellón y la que se quedó parada hasta la última nota musical pedía otra. Las luces del escenario se apagaron y Manuel se fue. Nadie pensó que volvería, pero a decir verdad, aún faltaba una de las canciones más escuchadas de su lista. 

Primero cantó “Hay una luz dentro de ti” y luego interpretó la que todos esperaban y que dejó a todos “Fuera del planeta”. 

Manuel Medrano entregó su ser romántico, sensual y elegante al público dominicano que disfrutó de sus letras, la música de su banda y su voz barítono durante una  hora y media.