Maikel Franco trabaja en nuevo estilo de bateo

Las rastas distintivas de Maikel Franco desaparecieron. En la actualidad, el antesalista dominicano anda bien afeitado, y quizás hasta estaría irreconocible de no ser por su constante sonrisa.Pero en otros sentidos, sigue siendo el mismo Franco...

Maikel Franco trabaja en nuevo estilo de bateo

Las rastas distintivas de Maikel Franco desaparecieron. En la actualidad, el antesalista dominicano anda bien afeitado, y quizás hasta estaría irreconocible de no ser por su constante sonrisa.

Pero en otros sentidos, sigue siendo el mismo Franco quien una vez era una estrella en ascenso en los Filis. El quisqueyano aún tiene como meta darle duro a la bola y sabe que tiene mejores posibilidades de tener éxito si batea líneas en lugar de rodados por el suelo.

Quizás los Reales hayan encontrado la solución para que todo funcione. Ahora, está en manos de Franco poner en práctica las lecciones de su nuevo equipo.

“Desde un punto de vista mecánico, simplemente estamos tratando de que espere un poco más antes de hacer swing y que se apoye un poquito más de tiempo en su pierna de atrás para que pueda mandar la bola con fuerza a todas partes del terreno”, dijo el coach de bateo de Kansas City, Terry Bradshaw. “Ha tenido algo de éxito en este nivel, y simplemente estamos tratando de que vuelva a aquellos años en los que le fue bien. Hasta ahora, todo ha sido estupendo”.

Franco, quien se perfila como el antesalista titular de los Reales, lleva promedio de .292 en lo que va de la pretemporada. El año pasado, bateó .234 con 17 cuadrangulares y 56 carreras producidas por los Filis.

“Simplemente estoy tratando de conectar más líneas y elevados que bolas por el suelo”, señaló Franco, quien en diciembre firmó un contrato de un año con los Reales valorado en US$2.95 millones, con la posibilidad de devengar otros US$1.05 millones en incentivos. “Vengo trabajando mucho y en el invierno, simplemente traté de hacer mi trabajo y mejorar. Hacerlo de la manera conecta para batear líneas por el medio, líneas a la banda contraria y elevar más la bola también”.

Franco registró su índice más alto de líneas (29.6%) en el 2015, temporada en la que disputó apenas 80 juegos. Puede considerarse su mejor temporada en general, ya que fijó marcas personales en promedio de bateo, porcentaje de embasarse, slugging, OPS y OPS+. Pero desde entonces, su índice de líneas ha disminuido todos los años. En el 2018, fue de 20.1% y el año pasado de 20.2%.

“Obviamente, es algo que sabemos sobre él, pero no es nada en lo que estamos haciendo hincapié”, dijo Bradshaw. “Simplemente venimos y hacemos nuestro trabajo, y cuando use la parte inferior del cuerpo, elevará la bola como queremos que lo haga”.

De por vida, Franco tiene un índice de líneas de 23%, mientras que su índice de bolas por el suelo es de 46%. Dichos números son parecidos a los promedios de la liga de líneas (25%) y rodados (46%), pero cuando se analizan de cerca, revelan toda la historia. De los 173 juegos que tuvieron un mínimo de 300 bolas bateadas el año pasado, el índice de líneas de Franco quedó empatado por el 166to lugar.

“Usamos la analítica y es parte de lo que hacemos”, dijo Bradshaw. “Y en este caso, nos indicado que ha bateado mucho la bola por el suelo. Pero para mí, la manera de afrontarlo no es, “Oye, no batees la bola por el suelo’. Para mí se trata más de, ‘Oye, apóyate en las piernas por más tiempo y mantente detrás de la bola – le darás a la bola más afuera y esos rodados se convertirán en elevados‘”.

Fue Franco quien en un principio tocó el tema de batear más líneas. Bradshaw cambió el matiz de la conversación.

“Queremos ser positivos en lo que hacemos, sin importar lo bueno o lo malo”, dijo Bradshaw. “Queremos verlo salir a competir como siempre lo ha hecho”.