En tiempos de pandemia y pobreza, los únicos que tienen garantía de subsistencia son quienes tienen empleo. Y cuando los empleos privados escasean, una tabla de salvación segura ha sido siempre el sector público.  Por eso los militantes, muchos de ellos jóvenes de escasa o nula experiencia...

Lo que no le dicen a Luis

AGUAJERO DIGITAL

En tiempos de pandemia y pobreza, los únicos que tienen garantía de subsistencia son quienes tienen empleo. Y cuando los empleos privados escasean, una tabla de salvación segura ha sido siempre el sector público. Por eso los militantes, muchos de ellos jóvenes de escasa o nula experiencia, se desviven por lograr designaciones en distintas áreas del Estado y cooptan a  organismos como la Anses, Ejercito, Inespre etc., etc.

Duele que peledeístas ocupen por 9 meses, posiciones bajas que quieren y pueden los del PRM, si los examinan de frente, a los que van a sustituir, nuestros capacitados Peremeistas ganan. Y por eso el disgusto es general. Mire el aspecto económico de dejar fuera mucha gente.Como el Gobierno alimenta un inmenso déficit fiscal, que cubre con emisión monetaria, cada nuevo militante que logra un cargo lo hace a costa del hambre de quienes no llegan a fin de mes. Al igual que con las vacunas vip. Cada nuevo sueldo en la nómina es mayor emisión monetaria. Cuanto mayor emisión, mayor inflación. Y a mayor inflación, más pobreza. Más militantes con cargos y sueldos exorbitantes, y más pobres.

En un país asediado dramáticamente por la pobreza y la indigencia, con personal de salud agotado y mal pagado, con 1,7 millones de empleos perdidos y 2 millones de niños con hambre, ¿cómo pueden justificarse más funcionarios en la administración pública? ¿Qué valioso y distintivo aporte realizarán los recién llegados en esta emergencia, existiendo ya 20 ministerios y 550.000 empleados en la Nación para promover integraciones? Esa es la pregunta que se hace Luis y por eso quiere sector privado contrate más gente, pero de eso nada.

Y mientras el Estado Nacional recurre a la emisión que alimenta una inflación desbocada, devenida en impuesto a la pobreza, para pagarles sueldos, viáticos, gastos de movilidad y materiales de difusión, con seguridad los privilegiados funcionarios estarán navegando por Google, enviarán tuits y WhatsApp, revisarán su Instagram, verán series de Netflix y algunos de ellos estarán planeando viajar a Miami o a Disney World en cuanto termine la pandemia. Para seguir fielmente las huellas de su líderes.

La gente quiere empleos o que la austeridad sea para todos los Popis y funcionarios que no estuvieran hay, ¿pero dónde? está el trabajo, callate, tú vas en el 24 vota PRM y callate.

Empleos chicos a la gente de la base de 30,000 al mes, para sobrevivir, no se consiguen, ni con carta de recomendación, llamada de un jefe, o haciendo sala por días para ver al incumbente.

Luis daa ordenes de tramitar casos, a todos se nos llenó formulario en consejo de transmisión de mando, Comisión de evaluación de personal, anexando diplomas, credenciales sujeto a verificaciones y desde el 16 de julio se digitaron, y evaluaron. Ahora no aparecen y lo triste es que solo fueron nombrados altos dirigentes, después de ingentes viajes a ejecutivos manejando datos y la gran base con aspiraciones bajas de 20 a 35 mil de salarios, no se priorizaron, solo los jefes con altos sueldos.

Pero que es lo que pasa, muchos nombrados, aun no cobran, nominas no se actualizan y personal de PLD y FP riéndose de la base, “nosotros los capacitados, no nos vamos”

Creo, el Ministerio de Administración Pública (MAP) es un mega ministerio al cual se supeditan todos los demás, teniendo que someterse a sus directrices, de modo que para realizar cualquier movimiento de personal hay que solicitarle su aprobación, además de que les puede dar órdenes como se observa en el accionar cotidiano “se ha establecido un fastuoso concurso que no tiene sentido ni forma de aplicarse, precisando que hasta el tiempo es una limitante.

“Se requiere de un mínimo de 4 a 6 meses para cada caso, imaginemos la complicación que implica todos los concursos que hay que realizar a nivel nacional”

Solución: Que solo el 50% de los empleados de cada departamento sea de carrera y los otros sean de reservas, para que las vacantes dentro de los funcionarios de carrera se escojan de los que estén allí desempeñando la misma función por años y han sido probados.

Propuesta de una nueva ley orgánica de Función Pública en la Cámara de Diputados, que busca modificar la actual de Jesús Ogando, la apoyo.

“La Ley 41-08 se ha convertido en una retranca que ata de pies y manos a los incumbentes de las diferentes dependencias del Estado.