Libano: Las autoridades libanesa dispara gas lacrimógeno en una protesta por la explosión

La policía antidisturbios disparó gas lacrimógeno a los manifestantes que intentaban atravesar una barrera para llegar al edificio del parlamento en Beirut, durante una protesta por la gestión del Gobierno en la devastadora explosión de esta semana en la ciudad. Alrededor de 5.000 personas se reunieron el sábado en la Plaza de los Mártires, en el centro de la ciudad, algunos de ellos lanzando piedras. La policía disparó gas lacrimógeno cuando algunos manifestantes trataron de traspasar la valla que bloquea una calle que conduce al Parlamento, según un periodista de Reuters

Libano: Las autoridades libanesa dispara gas lacrimógeno en una protesta por la explosión

AGUAJERO DIGITAL

La policía antidisturbios disparó gas lacrimógeno a los manifestantes que intentaban atravesar una barrera para llegar al edificio del parlamento en Beirut, durante una protesta por la gestión del Gobierno en la devastadora explosión de esta semana en la ciudad.

Alrededor de 5.000 personas se reunieron el sábado en la Plaza de los Mártires, en el centro de la ciudad, algunos de ellos lanzando piedras. La policía disparó gas lacrimógeno cuando algunos manifestantes trataron de traspasar la valla que bloquea una calle que conduce al Parlamento, según un periodista de Reuters.

Los manifestantes coreaban lemas como "el pueblo quiere la caída del régimen" y sostenían carteles que decían "Váyanse, son todos unos asesinos".

"Queremos un futuro con dignidad, no queremos que la sangre de las víctimas de la explosión no sirva para nada", dijo Rose Sirour, una de las manifestantes.

La explosión del martes en el puerto, la mayor en la historia de Beirut, mató a 154 personas, hirió a 5.000 y destruyó una franja de la ciudad.

Algunos residentes, que se esfuerzan por limpiar sus hogares destrozados, se quejan de que un Gobierno al que muchos consideran corrupto —-había habido meses de protestas contra su gestión de la profunda crisis económica antes del desastre de esta semana— les ha defraudado de nuevo.

"No confiamos en nuestro Gobierno", dice la estudiante universitaria Celine Dibo mientras limpia la sangre de las paredes de su edificio de apartamentos destrozado. " Ojalá Naciones Unidas se hiciera cargo del Líbano."

Varias personas dijeron que no les sorprendía en absoluto que el presidente francés Emmanuel Macron hubiera visitado sus barrios destripados cerca del epicentro de la explosión esta semana mientras los dirigentes libaneses no lo habían hecho.

"Estamos viviendo en la zona cero. Espero que otro país nos tome el relevo. Nuestros líderes son un montón de gente corrupta", dice la psicóloga Maryse Hayek, de 48 años, cuyos padres vieron cómo su casa era destruida en la explosión.

El Partido Kataeb del Líbano, un grupo cristiano que se opone al Gobierno respaldado por Hizbulá, aliado de Irán, anunció el sábado la dimisión de sus tres representantes en el Parlamento.

"Invito a todos los honorables ( parlamentarios) a renunciar para que el pueblo pueda decidir quién los gobernará, sin que nadie le imponga nada", dijo el jefe del partido, Samy Gemayel, al anunciar la medida durante el funeral de un miembro destacado del grupo que murió en la explosión.

Macron, que visitó Beirut el jueves, prometió a las muchedumbres enfadadas que la ayuda para reconstruir la ciudad no caería en "manos corruptas". El mandatario francés será el anfitrión de una conferencia de donantes para el Líbano a través de videollamada el domingo, según dijo su oficina.

El primer ministro y la presidencia han dicho que 2.750 toneladas de nitrato de amonio altamente explosivo, que se utiliza en la fabricación de fertilizantes y bombas, habían sido almacenadas durante seis años sin medidas de seguridad en el almacén del puerto.

El presidente Michel Aoun dijo el viernes que la investigación determinaría si el motivo fue una bomba u otra injerencia externa. Aoun dijo que la investigación también sopesaría si la explosión se debió a negligencia o a un accidente. Veinte personas han sido detenidas hasta ahora, según el dirigente.