La OEA ratifica su análisis de las pasadas elecciones en Bolivia

La Organización de Estados Americanos (OEA) ratificó este viernes el resultado de la auditoría realizada en las elecciones en Bolivia del 20 de octubre de 2019, en respuesta a una columna del Washington Post que pone en duda el trabajo del...

La OEA ratifica su análisis de las pasadas elecciones en Bolivia
La Organización de Estados Americanos (OEA) ratificó este viernes el resultado de la auditoría realizada en las elecciones en Bolivia del 20 de octubre de 2019, en respuesta a una columna del Washington Post que pone en duda el trabajo del organismo regional al evaluar los comicios bolivianos. Una carta del jefe del gabinete de la OEA, Gonzalo Concke, rebate las aseveraciones del grupo de politólogos en su análisis: “Bolivia descartó sus elecciones de octubre como fraudulentas. Nuestra investigación no encontró ninguna razón para sospechar fraude”. El comunicado de la OEA dice que el artículo, incluido en el blog Monkey Cage que alberga el portal del diario washingtoniano,  "contiene múltiples falsedades, inexactitudes y omisiones”. Tal como hizo en el “Análisis de Integridad Electoral. Elecciones Generales en el Estado Plurinacional de Bolivia”, la OEA ratificó que “detectó cambios en las actas y falsificación en las firmas de jurados de mesas”. Otro de los puntos señalados por la organización continental apunta la comprobación que los resultados de las elecciones fueron desviados hacia servidores “ocultos” y no controlados por el Tribunal Supremo Electoral (TSE), lo que habría dado como resultado a “la manipulación de datos y la suplantación de actas”. El artículo de los politólogos John Curiel y Jack R. Williams ponen en duda un proceder malintencionado de los funcionarios electorales bolivianos de entonces. “No evaluamos si estas irregularidades apuntan a una interferencia deliberada o si reflejan los problemas de un sistema con fondos insuficientes, con funcionarios electorales mal capacitados”, evalúa TMC. La noche del 20 de octubre el TSE de Bolivia detuvo el conteo rápido de los votos, lo que provocó la protesta de los electores pues se medía el entonces presidente Evo Morales con el opositor Carlos Mesa. Las protestas subieron de tono, estallaron los enfrentamientos en las calles y los militares pidieron a Morales su renuncia, a la que siguió su salida a México y el establecimiento de un gobierno de transición con Jeanine Áñez al frente. La comunicación de este viernes de la OEA ofrece a los investigadores la posibilidad de “un debate honesto, exhaustivo y basado en hechos sobre nuestro trabajo o metodología”. La queja de la OEA, firmada por Concke, tilda de decepcionante el escrito debido a que “no cumple los estándares periodísticos básicos”. Las nuevas elecciones en Bolivia tienen fecha para el próximo 3 de mayo. El partido de Evo Morales (hoy con asilo en Argentina), Movimiento Al Socialismo (MAS) lidera la intención de votos, sobre sus opositores Calos Mesa y Chi Hyun Chung.