Las Cumbres Iberoamericanas son un foro de encuentro, concertación y diálogo político de los Jefes y Jefas de Estado y los Gobiernos de los 22 países de habla hispana y portuguesa de América Latina y Europa. Desde 2014 tienen carácter bienal y la del 2021, es importante.

La CUMBRE en ESPAÑA y Luís Abinader

AGUAJERO DIGITAL

Las Cumbres Iberoamericanas son un foro de encuentro, concertación y diálogo político de los Jefes y Jefas de Estado y los Gobiernos de los 22 países de habla hispana y portuguesa de América Latina y Europa.

Desde 2014 tienen carácter bienal y la del 2021, es importante.

Este 21 de abril, nuestro presidente Luis Abinader, por República Dominicana, asumirá la Secretaría Pro Tempore, deberá informar, moderar y diseminar los temas de recuperación económica, el acceso a las vacunas y el efecto de la crisis sanitaria sobre los grupos más vulnerables. El lema es: Respondiendo juntos a las prioridades de nuestros pueblos.

Ya se cumple el 30 aniversario de las Cumbres Iberoamericanas, y los resultados han sido pocos, según expertos.

Quizás esta vez será diferente, hay una crisis mundial pandémica que nos afecta a todos y no solo a regiones.

Mire: desde que empezó la pandemia del COVID-19, los 22 Jefes de Estado y de Gobierno de Iberoamérica articulan medidas concretas de recuperación en los ámbitos económico,social y medioambiental, bajo el lema “Innovación para el desarrollo sostenible – Objetivo 2030.

Existe un gran número de instancias y canales de diálogo, concertación y cooperación, se ha formado una tupida red de relaciones transnacionales protagonizada por actores no estatales y subestatales, incluyendo la creciente actividad empresarial europea en Latinoamérica o a actuación de las ONG y aun no es suficiente.

A diferencia de lo que ocurría en los años setenta del pasado siglo, las relaciones UE, América Latina son hoy un elemento plenamente integrado en la política exterior y en la inserción internacional de ambas regiones, y un factor de diversificación externa frente a la tradicional influencia hegemónica de Estados Unidos en América Latina, y en el conjunto de Occidente. Sin embargo, en la relación birregional hoy existe malestar, incertidumbre, y en ocasiones, perplejidad.

Existen dudas respecto a su relevancia y eficacia, y se debate qué rumbo ha de tomar en el futuro.

No se trata sólo del habitual debate sobre la utilidad de las Cumbres, que volvió a aflorar en la Cumbre de Viena de mayo de 2006.

Ahora también se discute si la matriz interregionalista en la que se inscriben las Cumbres sigue siendo útil para ambas regiones, o está definitivamente agotada.

Tanto la U. Europea como América Latina se encuentran en un momento de crisis de sus propios esquemas de integración, aunque la crisis que vive la R.D. es dual, económica, de credibilidad y sostenibilidad.

Me preguntan, de ¿qué sirve el diálogo político entre la Unión Europea y América Latina? Parece ser la duda generalizada.

Será más del tema sobre interregionalismo.

Creo no sería una opción, sino un imperativo. Esta cuestión se sitúa en el marco más amplio del debate teórico y práctico sobre la importancia del regionalismo y el interregionalismo en el orden mundial contemporáneo, en particular, entre la duda de que ambas dinámicas son hechos intrascendentes y se reducen al ruido mediático que acompaña —por cierto, cada vez menos— a «diplomacia de cumbres», o bien contribuyen a fundamentar un sistema emergente de gobernanza global de múltiples niveles (multi-layered) que dé paso a un futuro orden mundial «postwellfareliano» basado en grupos regionales, y no sólo ni principalmente en los Estados-nación.

El debate sobre el futuro de las relaciones entre la UE y América Latina se podría inscribir, en muchos aspectos.

Los cambios del sistema internacional de los años noventa propiciaron tres dinámicas diferenciadas, pero interrelacionadas: la «regionalización», el «regionalismo», y la conformación o consolidación de «regiones» en el sistema internacional.

El concepto de regionalización alude a un proceso en el que suelen tener un papel importante las políticas de apertura económica, a menudo adoptadas en el seno de acuerdos de integración regional, ya que producen una intensificación de las interacciones de los actores económicos privados y de otros actores no regionales.Luís sufrió, lloro, imploro por vacuna y las recibió de regiones que nunca sospecho.

Mensaje de Cumbre es apertura global y prioridad con los más débiles.