La corrupción impulsa el voto opositor

SD. El estado de ánimo en el país se ha deteriorado notablemente desde 2016. Entonces, una parte de los ciudadanos, el 45%, pensó que el país se dirigía en la dirección correcta, y reeligieron fácilmente al presidente Medina para continuar...

La corrupción impulsa el voto opositor

 

SD. El estado de ánimo en el país se ha deteriorado notablemente desde 2016. Entonces, una parte de los ciudadanos, el 45%, pensó que el país se dirigía en la dirección correcta, y reeligieron fácilmente al presidente Medina para continuar con su progreso en educación y salud, y con la esperanza de que se volcara para abordar el crimen y la corrupción.

¿Lo ha hecho? Los votantes en su mayoría dicen que no. Ahora, solo el 13% de los dominicanos cree que el país se dirige en la dirección correcta, y el 84% dice que el país está en el camino equivocado. Una mayoría del 81% dice que la seguridad ciudadana está empeorando en el país, y el 68% dice que el crimen está peor. Las preocupaciones sobre las drogas y el narcotráfico han aumentado desde 2016, y casi una quinta parte de los dominicanos dice que las drogas son una preocupación importante.

Además, las inquietudes en torno a la economía se han agudizado. Una mayoría, 61%, cree que la economía es débil. El 77% ve que la situación laboral está peor y el 83%, más de 8 de cada 10 dominicanos, ve que el costo de vida empeora.

Estas son corrientes negativas, pero la corrupción es realmente la preocupación dominante y el tema que impulsa estas elecciones. Cuarenta y cinco por ciento dice que es una de las principales preocupaciones, 15 puntos más que en 2016. [Figura 3] Y las preocupaciones sobre la corrupción han superado a las relacionadas con el crimen y el desempleo.

Conduciendo esto, en particular, están los jóvenes dominicanos. Más de la mitad de los dominicanos menores de 30 años dicen que la corrupción es una de sus principales preocupaciones, y el 94% de estos votantes más jóvenes considera que la situación de la corrupción está empeorando.

“Totalmente un tercio del electorado en la República Dominicana son votantes menores de 30 años”, dice Reis. “Han visto cómo la corrupción empeora, desde Odebrecht hasta otros casos de alto perfil, y están entre los más frustrados. El voto de los jóvenes será de vital importancia en esta elección, y están motivados por la corrupción de una manera que las generaciones anteriores no lo han sido”.

Como resultado de la creciente preocupación por la seguridad y la economía, así como por la frustración en torno a la corrupción, una gran mayoría de dominicanos quiere un cambio. Más de las tres cuartas partes de los dominicanos, el 77%, quieren ir en una dirección “muy diferente” a la que el PLD ha llevado al país. [Figura 4] Entre los menores de 30 años, 8 de cada 10 quieren una dirección diferente de la del PLD.