Freddín Beras Vicioso: “Yo espero que esta pandemia baje un poquito estos abismos de clases sociales”

El proceso de creatividad no tiene techo. Entre las figuras que ya ha trabajado y cuyos resultados ha compartido a través de su cuenta de Instagram, figuran, entre otros el personaje de Balbuena que encarnó el hoy fallecido humorista y productor de televisión, Luisito Martí. Pero también está trabajando en el busto del actor Cuquín Victoria, así como de emblemáticos personajes internacionales y nacionales. —¿Qué te motivó a hacer este trabajo? Bueno originalmente yo no tenía ningún plan. Es algo que hacía desde muy pequeño, porque tenía esa habilidad. Un día hice una cara y me salió bien. Luego empecé a investigar más... Me puse un reto de ver si podía hacer alguien conocido y que la gente pueda identificar... y dije bueno tiene que ser mi papá (Freddy Beras Goico). Comencé a puyar la masilla y a subir fotos (Instagram), me di cuenta que la gente lo identificaba y eso me motivó. Hoy tengo la segunda versión de una escultura que elaboré de mi padre, la cual me he disfrutado muchísimo. Me siento conforme que lo que he hecho. —¿Qué buscas? Realmente no tengo la menor idea. Esto es hasta el momento un pasatiempo que ha llevado que ya me hayan contratado algunas esculturas personalizadas de manera privada. A parte de eso no tengo ningún plan. Esto no lo estudié y le puse la manos por primera vez aquí. Esto nadie me lo enseñó. Es algo que he ido perfeccionando con tutoriales que he visto en YouTube. —¿Qué tiempo dedica a un personaje, por ejemplo, el que hizo de su padre? “Yo siempre he tenido poca paciencia. En ocasiones me desactivaba cuando no lo hacía de una vez, o cuando no me salía rápido después de tres días. Me desesperaba hasta que hablé con uno de mis ídolos de la escultura, Rubén Orozo Loza, en una publicación que hizo en Instagram, que hace impresionantes esculturas. Le pregunté cuanto tiempo se tomaba para hacer una y él me respondió: tiempo no importa, lo que importa es el resultado. Entonces cuando un maestro como él me dice eso para la segunda escultura me tomé como dos semanas hasta lo lograr lo que quería”. —Se observan muchos rostros de figuras que has trabajado. ¿Cómo va el inventario? “La primera que terminé fue la de Balbuena (Luisito Martí). Empecé hacer la de mi papá, pero la primera que terminé fue esa. Ahora tengo a Cuquín Victoria en modo busto y la voy a trabajar en escultura para que se puedan coleccionar. Como a mí me gusta tengo a don Freddy, luego muchos rostros”. Freddy tiene varios moldes terminados. Además tiene listos para su terminación los del personaje de Yoda, Algénis Pérez y las esculturas de Jack Veneno y Jochy Santos, entre otras figuras. —El público alaba su talento en las redes sociales. ¿Qué sientes al recibirlo? A mi me encanta eso. Yo diría que me motiva, porque eso no es algo que ha alimentado mi ego. Soy una persona rara porque, aunque trabajo en los medios, al terminar me gustaría desaparecer. No me gusta. Sin embargo, es una gran motivación para mí que a la gente le guste lo que hago y lo exprese. —La pandemia provocada por el COVID-19 ¿cómo lo ha marcado? Yo creo que el mundo va a dar un cambio definitivo. Espero que de aquí salgamos educados, con una enseñanza de lo importante que somos todos juntos y de la importancia de apoyarnos todos. Yo espero que esta pandemia baje un poquito estos abismos de clases sociales que tenemos en el mundo y que salgamos un poco más equilibrado como humanidad.

Freddín Beras Vicioso: “Yo espero que esta pandemia baje un poquito estos abismos de clases sociales”

El proceso de creatividad no tiene techo. Entre las figuras que ya ha trabajado y cuyos resultados ha compartido a través de su cuenta de Instagram, figuran, entre otros el personaje de Balbuena que encarnó el hoy fallecido humorista y productor de televisión, Luisito Martí. Pero también está trabajando en el busto del actor Cuquín Victoria, así como de emblemáticos personajes internacionales y nacionales.

—¿Qué te motivó a hacer este trabajo?

Bueno originalmente yo no tenía ningún plan. Es algo que hacía desde muy pequeño, porque tenía esa habilidad. Un día hice una cara y me salió bien. Luego empecé a investigar más... Me puse un reto de ver si podía hacer alguien conocido y que la gente pueda identificar... y dije bueno tiene que ser mi papá (Freddy Beras Goico). Comencé a puyar la masilla y a subir fotos (Instagram), me di cuenta que la gente lo identificaba y eso me motivó. Hoy tengo la segunda versión de una escultura que elaboré de mi padre, la cual me he disfrutado muchísimo. Me siento conforme que lo que he hecho.

—¿Qué buscas?

Realmente no tengo la menor idea. Esto es hasta el momento un pasatiempo que ha llevado que ya me hayan contratado algunas esculturas personalizadas de manera privada. A parte de eso no tengo ningún plan. Esto no lo estudié y le puse la manos por primera vez aquí. Esto nadie me lo enseñó. Es algo que he ido perfeccionando con tutoriales que he visto en YouTube.

—¿Qué tiempo dedica a un personaje, por ejemplo, el que hizo de su padre?

“Yo siempre he tenido poca paciencia. En ocasiones me desactivaba cuando no lo hacía de una vez, o cuando no me salía rápido después de tres días. Me desesperaba hasta que hablé con uno de mis ídolos de la escultura, Rubén Orozo Loza, en una publicación que hizo en Instagram, que hace impresionantes esculturas. Le pregunté cuanto tiempo se tomaba para hacer una y él me respondió: tiempo no importa, lo que importa es el resultado. Entonces cuando un maestro como él me dice eso para la segunda escultura me tomé como dos semanas hasta lo lograr lo que quería”.

—Se observan muchos rostros de figuras que has trabajado. ¿Cómo va el inventario?

“La primera que terminé fue la de Balbuena (Luisito Martí). Empecé hacer la de mi papá, pero la primera que terminé fue esa. Ahora tengo a Cuquín Victoria en modo busto y la voy a trabajar en escultura para que se puedan coleccionar. Como a mí me gusta tengo a don Freddy, luego muchos rostros”.

Freddy tiene varios moldes terminados. Además tiene listos para su terminación los del personaje de Yoda, Algénis Pérez y las esculturas de Jack Veneno y Jochy Santos, entre otras figuras.

—El público alaba su talento en las redes sociales. ¿Qué sientes al recibirlo?

A mi me encanta eso. Yo diría que me motiva, porque eso no es algo que ha alimentado mi ego. Soy una persona rara porque, aunque trabajo en los medios, al terminar me gustaría desaparecer. No me gusta. Sin embargo, es una gran motivación para mí que a la gente le guste lo que hago y lo exprese.

—La pandemia provocada por el COVID-19 ¿cómo lo ha marcado?

Yo creo que el mundo va a dar un cambio definitivo. Espero que de aquí salgamos educados, con una enseñanza de lo importante que somos todos juntos y de la importancia de apoyarnos todos. Yo espero que esta pandemia baje un poquito estos abismos de clases sociales que tenemos en el mundo y que salgamos un poco más equilibrado como humanidad.