FNP estima promisoria declaración conjunta de presidentes de Haití y RD

SANTO DOMINGO.- La Fuerza Nacional Progresista (FNP) resaltó la importancia de la declaración conjunta del presidente Luis Abinader y su homólogo haitiano, Juvenel Moisé. En un documento enviado a AGUAJERO.COM, […] FNP estima promisoria declaración conjunta de presidentes de Haití y RD .

FNP estima promisoria declaración conjunta de presidentes de Haití y RD
AGUAJERO DIGITAL

SANTO DOMINGO.- La Fuerza Nacional Progresista (FNP) resaltó la importancia de la declaración conjunta del presidente Luis Abinader y su homólogo haitiano, Juvenel Moisé.

En un documento enviado a AGUAJERO.COM, la entidad indica que se trata de una acción positiva y promisoria dirigida a estabilizar las relaciones insulares, sdemás, de que procura un compromiso serio y responsable, tanto de Haití como de la comunidad internacional, con la reconstrucción de las bases nacionales de esa nación, digna de un mejor destino.

A continuación el texto íntegro:

La Fuerza Nacional Progresista (FNP) en relación a la importante declaración que emitieron los Presidentes Luis Abinader y Juvenel Moisé, leída en la tarde de hoy por el Canciller Roberto Álvarez en el Palacio Nacional, formula los siguientes planteamientos:

  1. Consideramos muy positiva y promisoria dicha declaración, en la que propiamente se consigna un amplio programa de acción dirigido a estabilizar las relaciones insulares y a procurar un compromiso serio y responsable tanto de Haití como de la comunidad Internacional con la reconstrucción de las bases nacionales de esa nación, digna de un mejor destino. También consideramos muy válido el interés expresado por la declaración presidencial sobre la necesidad de que el pueblo haitiano y sus dirigentes fortalezcan la institucionalidad del estado democrático y  de derecho en Haití, siempre que República Dominicana mantenga prudente distancia sobre esa compleja y conflictiva situación. Así como no podemos aceptar “una solución dominicana” a los problemas de Haití, debemos dejar bien establecido que no debemos ni podemos ejercer hegemonía ni tutela en esa nación.
  2. Queremos destacar nuestro pleno  respaldo- como abanderado que hemos sido de Ia construcción de un Muro con cuatro pasos fronterizos-, a la edificación de barreras físicas y/o tecnológicas en toda la frontera entre ambos países, algo que consideramos debe iniciarse cuanto antes, ya que la puesta en práctica de muchas de las acciones esbozadas en la declaración presidencial, dependerá de la existencia frontera funcional y segura. También, apoyamos plenamente que se enfatice la incorporación de tecnologías avanzadas para combatir el tráfico de ilícitos al través de la frontera, así como preparación de las fuerzas de seguridad fronteriza.
  3. Saludamos que el gobierno haitiano haya aceptado documentar a sus todos nacionales, cumpliendo con sus obligaciones constitucionales y con el Acuerdo de Washington de 1938 y el Modo Operandi de 1939, lo que sin dudas contribuirá a deshacer la falsa y aviesa campaña de que Repùblica Dominicana fomenta la apatridia. No obstante, consideramos que esa medida nunca debe entenderse como una acción preparatoria para la apertura de un nuevo plan de regularización, ya que Repùblica Dominicana está ampliamente desbordada en su capacidad de asumir e integrar flujos de migración; y en las presentes circunstancias de crisis nacional e internacional , debe ante todo,  enfatizar los programas de nacionalización del trabajo. Así  lo disponen la Constitución de la República y el Código de Trabajo, como también ha sido prometido por el actual gobierno dominicano. Entendemos, además, que ese compromiso de documentar abarcará la obligación de los consulados haitianos de facilitar la documentación requerida para asentar en el Libro de Extranjería a todos los hijos de haitianos nacidos en el territorio nacional, deber que en el pasado ha sido resistido o asumido con reticencias, por las autoridades haitianas. Las repatriaciones deben intensificarse en  la misma medida en que contribuimos a la solución de los problemas de Haití en Haití.
  4. Entendemos altamente conveniente que Repùblica Dominicana junto a Haití emprendan una acción conjunta para comprometer a la Comunidad Internacional en la construcción y operación de hospitales generales y especializados, para atender las necesidades de la población haitiana en Haití, y así reducir sustancialmente la presión existente sobre  el sistema de salud dominicano. Ese esquema de corresponsabilidad debe extenderse a otras áreas de prioridad.
  5. Concordamos en que ambas naciones deben tomar las providencias necesarias para suministrar los excedentes de energía eléctrica, así como contribuir al cambio de la demanda de leña y carbón por parte de Haití para la cocción de alimentos; el apoyo a la restauración del medioambiente; la contención de la degradación medioambiental, en especial, en la cuenca del Artibonito; y la no menos importante incorporación creciente de fuentes renovables de energías. Sin energía no hay desarrollo posible.
  6. Hacemos un llamado de atención a no actuar con precipitación en la importante cuestión de las delimitaciones marítimas, toda vez, que la misma debe obedecer a una única estrategia negociadora integral y concertada, acompañada de una asesoría experta, de modo que las negociaciones con una nación limítrofe refuercen las negociaciones con las demás naciones y no las debiliten.
  7. Estimamos válido que se avance en un Acuerdo Comercial dominico-haitiano, pero advertimos que el mismo debe ser restrictivo y puntual, ya que la prioridad debe ser la reconstrucción de Haití en Haití, en un gran esfuerzo de todos los actores responsables en la Comunidad Internacional. El gobierno dominicano debe desestimar los planes de algunos sectores empresariales que pretenden avanzar en un acuerdo de libre comercio, ya que no existen por el momento, ni remotamente, las condiciones de un acuerdo de ese carácter y alcance.
  8. Nos permitimos advertir, sin embargo, nuestras reservas y preocupaciones sobre las posibilidades de que el ambicioso programa esbozado pueda ejecutarse, considerando la preocupante situación de confrontación y polarización que impera en el vecino estado, así como la larga historia de incumplimientos e irrespetos. Afortunadamente, la Constitución de la Repùblica Dominicana contiene mandatos muy claros sobre cómo proceder para salvaguardar nuestros intereses nacionales en el marco de las relaciones con Haití y la Comunidad Internacional, y a ellos debemos responder. La Fuerza Nacional Progresista estará siempre dispuesta-porque ha sido parte de nuestra agenda histórica-, a la búsqueda de soluciones viables y benéficas frente al desafío mayor que enfrenta la Nación Dominicana”.


FNP estima promisoria declaración conjunta de presidentes de Haití y RD .