Cuando la pobreza golpea tan fuerte a tantos, la oscuridad de un futuro incierto solo puede iluminarse con esperanza. Necesitamos renovar la ilusión y la capacidad de sobreponernos a las diferencias para encarar nuevos proyectos.  Resulta muy triste constatar la cantidad de jóvenes que deciden abandonar nuestro país con la esperanza de que, en tierras lejanas, se transformen en realidad sus sueños de un futuro previsible y promisorio. 

Esperanzas y soluciones 2022

AGUAJERO DIGITAL

Cuando la pobreza golpea tan fuerte a tantos, la oscuridad de un futuro incierto solo puede iluminarse con esperanza. Necesitamos renovar la ilusión y la capacidad de sobreponernos a las diferencias para encarar nuevos proyectos.  

Resulta muy triste constatar la cantidad de jóvenes que deciden abandonar nuestro país con la esperanza de que, en tierras lejanas, se transformen en realidad sus sueños de un futuro previsible y promisorio. 

Esto genera una profunda desazón, pero también alivio, en sus padres. Aunque, en tiempos de pandemia, la reunión entre padres e hijos que viven en continentes muy distantes se ha dificultado, ninguno de los protagonistas de esta tragedia querría volver atrás. 

“¿Qué nos pasó, Ivelisse?”, preguntaba Maritza Sánchez, a su hermana, recordando tiempos mejores en una vivienda modesta en la Capital. 

La respuesta de Ive, no se hizo esperar: “Gobiernos, uno detrás del otro prometen y no cumplen”. 

Maravillosa síntesis, no solo de la decadencia dominicana sino también de los responsables de nuestras angustias endémicas y de nuestras pérdidas irreversibles. ¡Pobre Rep.Dom: tan generosa con nuestros abuelos y tan involuntariamente mezquina con sus nietos y biznietos!.

¿Qué debe venir? 

La segmentación de tarifas luz-agua y la reducción de subsidios para recortar el déficit fiscal (como el reempadronamiento de usuarios de luz), la aceleración del ritmo de depreciación del peso y la determinación de que la base monetaria permanezca estable en relación al PBI en 2022. Aunque varias de ellas ya estaban en los planes oficiales, con esa política fiscal.

Por eso, felicito, por el lado tributario, a Luís Valdez del DGII, pues con pocos recursos y técnicos logra cumplir metas recaudatorias con todo y pandemia en una economía de rebote. Sólo los que trabajamos impuestos sabemos lo duro que es recaudar en tiempos de estanflación. 

A ese combo, se sumará  la suba de la tasa de política monetaria, que es la referencia del conjunto de los tipos de interés de la economía. En este caso, se trata de la tasa que paga el BCRD a los bancos por la colocación de Letras y certis, instrumentos con los que la entidad regula la cantidad de liquidez en circulación. Esta tiene un impacto en el rendimiento de los depósitos (tasa pasiva), por ejemplo, el de los plazos fijos, y en el costo del crédito (tasa activa). 

Viene otra chica suba de tasas  antes del 2023, asociadas en general a una política monetaria más contractiva, eso contribuye a elevar el costo de financiamiento, lo que impacta en la producción (aunque el Gobierno ofrece distintas líneas subsidiadas tanto para el consumo como para pymes). 

A su vez, aumenta el premio por ahorrar en pesos, como un desincentivo a la dolarización, pero en estos últimos tiempo, en realidad, la aceleración inflacionaria de 2021 dejó a la tasa en terreno negativo, es decir, quedó por debajo del ritmo de suba de los precios. Mantener la tasa quieta podría estimular una reducción de la liquidación de divisas por parte de los exportadores. Más aún si se tiene en cuenta que, luego de la política de ancla cambiaria desplegada este año para intentar contener la suba de precios, la intención del Gobierno es que a lo largo de 2022 el dólar avance a un ritmo menor a la inflación. 

Confió en Gobernador Héctor Valdez, quien desde el BCRD  buscará mantener estable el tipo de cambio real, aunque el Central se reserva un margen de acción para poder apuntar a los objetivos de estabilidad macroeconómica en general. 

En el Gobierno descartan un salto devaluatorio grande. Banco Central RD tiene reservas que soltará sin presión si dólar sube, aunque creo deberán limitarse importaciones primero de rubros con inflación importada y ayudar industria nacional a producir lo que consumimos y producimos aquí, nuestra calidad ha mejorado y si no hay pan, comeremos casabe.