Las protestas han sido incontrolables en los Estados Unidos durante ocho días. Trump ya no sabe a qué apelar (o qué twittear) para distraer la atención, despues de amenazar con usar la Guardia Nacional contra los manifestantes y hacer que le tomen una foto con la Biblia frente a la iglesia de San Juan, la «iglesia de los presidentes», en Washington. Las protestas surgieron de la indignación por otro asesinato de un afroamericano por parte de la policía. El abuso de poder y la brutalidad de los organismos encargados de hacer cumplir la ley no es nada nuevo en los Estados Unidos. El caso de George Floyd se ha sumado a muchos, muchos otros incidentes similares.

Es bueno enfundar el arma y hablar

AGUAJERO DIGITAL

Las protestas han sido incontrolables en los Estados Unidos durante ocho días. Trump ya no sabe a qué apelar (o qué twittear) para distraer la atención, despues de amenazar con usar la Guardia Nacional contra los manifestantes y hacer que le tomen una foto con la Biblia frente a la iglesia de San Juan, la «iglesia de los presidentes», en Washington.

Las protestas surgieron de la indignación por otro asesinato de un afroamericano por parte de la policía. El abuso de poder y la brutalidad de los organismos encargados de hacer cumplir la ley no es nada nuevo en los Estados Unidos. El caso de George Floyd se ha sumado a muchos, muchos otros incidentes similares.

Está Breonna Taylor, una trabajadora de la salud de 26 años de edad que fue asesinada en su habitación durante una batida policial la noche del 13 de marzo de 2020, durante una presunta operación de tráfico de drogas en su apartamento. Está Ahmaud Arbery, un hombre de 25 años de edad de Brunswick, Georgia, que fue atacado y asesinado mientras corría el 23 de febrero de 2020 a manos del oficial de policía retirado Gregory McMichael y su hijo, convencido de que era responsable de un robo en una casa del vecindario.

La demanda de justicia para George Floyd y la denuncia de la brutalidad policial se unieron a las reivindicaciones de los derechos de los afroamericanos, de una igualdad de facto nunca antes alcanzada en el país.

El mundo social también se ha movilizado. Ayer, 2 de junio, fue el llamado Black Out Tuesday, donde millones de personas en todo el mundo publicaron una simple imagen negra en los medios sociales. En las intenciones de los promotores de la iniciativa, esta debería haber sido una forma de dar espacio a los manifestantes y de escuchar sus voces afroamericanas, demasiado a menudo sofocadas, como sus cuerpos.

 La iniciativa tuvo mucho éxito, pero no estuvo exenta de controversia, ya que la «obstrucción» del hashtag #blacklivesmatter, a menudo asociado con #blackouttuesday, llevó en algunos casos a oscurecer las imágenes de los eventos publicadas en Instagram o se arriesgó a hacerlo.

Las protestas están teniendo mucho eco en Italia también. El problema del racismo, de hecho, como sabemos, no es en absoluto ajeno a nuestro país. Sin querer asumir la lucha de los afroamericanos, muchas organizaciones quisieron destacar la línea de continuidad entre las luchas antirracistas de América y Europa. Los fantasmas coloniales son fantasmas reales, incluso hoy en día la gente sigue actuando sobre los cuerpos clasificando a las personas como series a y b. El hecho de que sean dos historias diferentes no da lugar a la presunción de inocencia.