"En Honduras entendí que tomé la mejor decisión de mi vida": exreguetonero Héctor "El Father"

San Juan, Puerto Rico. El pastor evangélico Héctor Delgado, anteriormente conocido como el reguetonero Héctor "El Father", concedió en junio pasado una entrevista al comediante puertorriqueño Chente Ydrach, donde habló de su increíble historia de cambio al cristianismo. "Ese Héctor ´El Father´ que llegaba a los sitios y revolucionaba a la gente cuando tiraba dinero, ese iba a acabar porque renunció a todo. Precisamente ese era uno de mis miedos por los cuales no me convertía, la fama y el poder son adictivas, tengo muchas personas que no se convierten a Cristo Jesús porque están atadas a eso y en mi caso tuve que romper de ello para acercarme a Dios", reconoció el conocido cantante cristiano. El entrevistador le preguntó ¿Cuán complicado fue romper ese frío? Me imaginaría que hay dos pilares grandes: en uno está la fama y el poder, en el otro está la alegría, pero sin fama ni poder ¿Esa etapa de transición fue dura?A lo que Héctor Delgado respondió: "Fue dos o tres años después que comencé a entender que había tomado la mejor decisión de mi vida, yo lo sabía, pero Dios empezó a darme experiencias para que comprendiera realmente que no me había equivocado. Una de las experiencias más poderosas que tuve fue en Honduras, durante una campaña en una ciudad que se llama El Progreso". "Recuerdo que cuando terminamos de predicar hicimos un llamado e invitamos a las personas enfermas a que se acercaran y pidiéramos milagros de sanidad. Entre la gente que se paró enfrente había un niño que era sordo, comenzamos a orar por él y cuando ya todo había terminado, su mamá empezó a gritar, yo no sabía que el niño era sordo", añadió el evangelista. Héctor Delgado durante una cruzada evangelística. Foto cortesía Litin Semanal"En ese momento le pregunté a Ángel, mi mano derecha en el ministerio, qué ocurría, fue entonces cuando la mamá del niño explicó que él era sordo y que de un momento a otro comenzó a escuchar lo que ella decía, ese día hubo un milagro, ese día dije en mi mente: estoy donde todos pertenecemos", exteriorizó. Delgado, de 41 años, comenzó a labrar su famosa carrera musical en los años 90 como uno de los integrantes de la llamada "vieja escuela" del reguetón, al participar junto a su entonces compañero, Tito "El Bambino", en producciones como "No Fear 1", "The Legend" y "DJ Goldy 3 - The Melody". El dúo siguió cosechando fama con varios discos en conjunto como "Violencia Musical", "Nuevo Milenio", "Lo de antes", "A la reconquista", "La Historia Live" y "Season Finale", hasta que ambos decidieron tomar sus carreras en solitario. Los dos artistas publicaron varias producciones por su cuenta, siendo las de Delgado algunas de las más aceptadas entre el público urbano por su contenido callejero. "La fama es como una adicción que comienza poco a poco hasta que te das cuenta que ya estás 'hookeao' (sumergido) en esa adicción. Hay gente que empieza su adicción a drogas con un cigarrillo de marihuana, pero después siguen tratando otras más fuertes", explicó en su momento. "El problema es que cuando te vuelves adicto a la fama, te olvidas muchas veces de tu familia y de tu felicidad. Me olvidé de mi familia, de la felicidad y quería fama, así descuidé lo que era mi salvación", opinó Delgado en declaraciones recientes, quien a su vez reflexionó sobre la fama en el tema "Todo o nada", perteneciente a su nuevo disco. De igual manera, admitió que cuando era cantante de reguetón tenía dos propósitos al momento de entrar al estudio de grabación: que la canción pegara y "adquirir dinero y poder por los premios que el mundo me ofrecía". El ahora pastor de la iglesia Maranatha en Río Grande (noreste de Puerto Rico) tiene tres objetivos bien diferentes: "que Dios sea glorificado a través de la alabanza, llegarles con mi música a las vidas de los demás y que esas vidas se acerquen a Jesús". Delgado, además, era bien conocido porque en sus presentaciones lanzaba miles de dólares al público y llegaba a lugares públicos o espectáculos con un grupo de jóvenes de diversos residenciales públicos (viviendas de protección oficial) que se hacía llamar "El combo de 70". Tras protagonizar un tiroteo en 2008 se retiró de la música urbana y pasó a ganar al menos 200,000 dólares por presentaciones como pastor y a dedicarse a ser "devoto de Jesús". Sustituyó el reguetón por las alabanzas"Dejamos claro en que cuando vi a Cristo, todas las cosas viejas cambiaron y una fue quitar esa música (el reguetón) y sustituirla por alabanzas. Ahora estoy en la etapa más feliz y más tranquila de mi vida, primero porque tengo a mi familia, mis hijos, mi matrimonio y tengo la certeza de que por entregarme a Jesús, mi nombre está escrito en el libro de la vida", abundó. Según Delgado, el título del disco, "La Hora Cero" se refiere a todos los acontecimientos que ocurren en el mundo y que tienen un mensaje bíblico, como la pandemia de la covid-19. "La Biblia plasma que Dios vendría a buscar su Iglesia y todo lo que dice la Biblia iba a pasar, como la

"En Honduras entendí que tomé la mejor decisión de mi vida": exreguetonero Héctor "El Father"
AGUAJERO DIGITAL

San Juan, Puerto Rico.

El pastor evangélico Héctor Delgado, anteriormente conocido como el reguetonero Héctor "El Father", concedió en junio pasado una entrevista al comediante puertorriqueño Chente Ydrach, donde habló de su increíble historia de cambio al cristianismo.

"Ese Héctor ´El Father´ que llegaba a los sitios y revolucionaba a la gente cuando tiraba dinero, ese iba a acabar porque renunció a todo.

Precisamente ese era uno de mis miedos por los cuales no me convertía, la fama y el poder son adictivas, tengo muchas personas que no se convierten a Cristo Jesús porque están atadas a eso y en mi caso tuve que romper de ello para acercarme a Dios", reconoció el conocido cantante cristiano.

El entrevistador le preguntó ¿Cuán complicado fue romper ese frío? Me imaginaría que hay dos pilares grandes: en uno está la fama y el poder, en el otro está la alegría, pero sin fama ni poder ¿Esa etapa de transición fue dura?A lo que Héctor Delgado respondió: "Fue dos o tres años después que comencé a entender que había tomado la mejor decisión de mi vida, yo lo sabía, pero Dios empezó a darme experiencias para que comprendiera realmente que no me había equivocado.

Una de las experiencias más poderosas que tuve fue en Honduras, durante una campaña en una ciudad que se llama El Progreso".

"Recuerdo que cuando terminamos de predicar hicimos un llamado e invitamos a las personas enfermas a que se acercaran y pidiéramos milagros de sanidad.

Entre la gente que se paró enfrente había un niño que era sordo, comenzamos a orar por él y cuando ya todo había terminado, su mamá empezó a gritar, yo no sabía que el niño era sordo", añadió el evangelista.

Héctor Delgado durante una cruzada evangelística.

Foto cortesía Litin Semanal"En ese momento le pregunté a Ángel, mi mano derecha en el ministerio, qué ocurría, fue entonces cuando la mamá del niño explicó que él era sordo y que de un momento a otro comenzó a escuchar lo que ella decía, ese día hubo un milagro, ese día dije en mi mente: estoy donde todos pertenecemos", exteriorizó.

Delgado, de 41 años, comenzó a labrar su famosa carrera musical en los años 90 como uno de los integrantes de la llamada "vieja escuela" del reguetón, al participar junto a su entonces compañero, Tito "El Bambino", en producciones como "No Fear 1", "The Legend" y "DJ Goldy 3 - The Melody".

El dúo siguió cosechando fama con varios discos en conjunto como "Violencia Musical", "Nuevo Milenio", "Lo de antes", "A la reconquista", "La Historia Live" y "Season Finale", hasta que ambos decidieron tomar sus carreras en solitario.

Los dos artistas publicaron varias producciones por su cuenta, siendo las de Delgado algunas de las más aceptadas entre el público urbano por su contenido callejero.

"La fama es como una adicción que comienza poco a poco hasta que te das cuenta que ya estás 'hookeao' (sumergido) en esa adicción.

Hay gente que empieza su adicción a drogas con un cigarrillo de marihuana, pero después siguen tratando otras más fuertes", explicó en su momento.

"El problema es que cuando te vuelves adicto a la fama, te olvidas muchas veces de tu familia y de tu felicidad.

Me olvidé de mi familia, de la felicidad y quería fama, así descuidé lo que era mi salvación", opinó Delgado en declaraciones recientes, quien a su vez reflexionó sobre la fama en el tema "Todo o nada", perteneciente a su nuevo disco.

De igual manera, admitió que cuando era cantante de reguetón tenía dos propósitos al momento de entrar al estudio de grabación: que la canción pegara y "adquirir dinero y poder por los premios que el mundo me ofrecía".

El ahora pastor de la iglesia Maranatha en Río Grande (noreste de Puerto Rico) tiene tres objetivos bien diferentes: "que Dios sea glorificado a través de la alabanza, llegarles con mi música a las vidas de los demás y que esas vidas se acerquen a Jesús".

Delgado, además, era bien conocido porque en sus presentaciones lanzaba miles de dólares al público y llegaba a lugares públicos o espectáculos con un grupo de jóvenes de diversos residenciales públicos (viviendas de protección oficial) que se hacía llamar "El combo de 70".

Tras protagonizar un tiroteo en 2008 se retiró de la música urbana y pasó a ganar al menos 200,000 dólares por presentaciones como pastor y a dedicarse a ser "devoto de Jesús".

Sustituyó el reguetón por las alabanzas"Dejamos claro en que cuando vi a Cristo, todas las cosas viejas cambiaron y una fue quitar esa música (el reguetón) y sustituirla por alabanzas.

Ahora estoy en la etapa más feliz y más tranquila de mi vida, primero porque tengo a mi familia, mis hijos, mi matrimonio y tengo la certeza de que por entregarme a Jesús, mi nombre está escrito en el libro de la vida", abundó.

Según Delgado, el título del disco, "La Hora Cero" se refiere a todos los acontecimientos que ocurren en el mundo y que tienen un mensaje bíblico, como la pandemia de la covid-19.

"La Biblia plasma que Dios vendría a buscar su Iglesia y todo lo que dice la Biblia iba a pasar, como las pandemias, la maldad de muchos, por lo que es la hora cero de que la gente debe tomar una decisión", enfatizó.

En su esfuerzo por llevar la palabra de Dios, "El Father" no está solo y el disco cuenta con las colaboraciones de los cantantes cristianos Jullyvan, Brenda Santaella y Judith Batista.

Como parte de su misión como pastor, Delgado ha acudido en reiteradas ocasiones a varias cárceles para llevar su prédica a los confinados.