El ministro de Justicia francés rechaza dimitir tras el pedido de juicio por conflicto de intereses

El ministro de Justicia francés, Éric Dupond-Moretti, rechazó este martes dimitir después que la justicia pidiera juzgarlo por conflicto de intereses, pese a las críticas de su continuidad en el gobierno del liberal Emmanuel Macron.

El ministro de Justicia francés rechaza dimitir tras el pedido de juicio por conflicto de intereses
AGUAJERO DIGITAL

El ministro de Justicia francés, Éric Dupond-Moretti, rechazó este martes dimitir después que la justicia pidiera juzgarlo por conflicto de intereses, pese a las críticas de su continuidad en el gobierno del liberal Emmanuel Macron.

Dupond-Moretti aseguró que su dimisión no estaba "en el orden del día", ya que recurrió en casación la decisión de la Corte de Justicia de la República (CJR) y planteará "una serie de elementos jurídicos".

"Y si me tienen que juzgar, diré lo que tenga que decir, soy un ciudadano como cualquier otro ante la justicia", agregó durante un desplazamiento en París, un día después de conocerse la decisión judicial.

La CJR, competente en Francia para investigar delitos cometidos por los miembros del gobierno, pidió el lunes la apertura de un juicio, si bien la decisión queda en suspenso hasta que se pronuncie la Corte de Casación.

Dupond-Moretti es sospechoso de haberse aprovechado de su cargo de ministro que ejerce desde 2020 para ajustar cuentas con magistrados con los que tuvo desencuentros cuando era un reputado abogado penalista, lo que él niega.

La justicia abrió en 2021 una investigación por "toma ilegal de intereses" tras las quejas de tres sindicatos de magistrados y la asociación Anticor, y su imputación es algo inédito para un ministro de Justicia en funciones.

La oficina de la primera ministra, Élisabeth Borne, rechazó comentar la decisión judicial y recordó que en octubre de 2020 se apartó al ministro de todos los expedientes vinculados a su antiguo trabajo de abogado.

"Tenemos una doctrina: Cuando se condena a un ministro, abandona el gobierno", subrayó este martes en la cadena LCI el responsable de Cuentas Públicas, Gabriel Attal, pese a que habitualmente el límite estaba en una imputación.

Macron no recondujo por ejemplo en su cargo en julio a Damien Abad, uno de los entonces tres miembros del gobierno acusados de violación, como el actual ministro del Interior, Gérald Darmanin. La fiscalía pidió sobreseer su caso en 2022.

La oenegé Transparencia Internacional aseguró no obstante el lunes que la dimisión de Dupond-Moretti del gobierno evitaría alimentar "la desconfianza de los ciudadanos hacia toda la clase política".

El lunes, se conoció también que la justicia imputó a la mano derecha de Macron en la presidencia, Alexis Kohler, por toma ilegal de intereses, en un caso sobre sus vínculos con la naviera italosuiza MSC.

La presidencia francesa indicó a la AFP que el secretario general seguiría en el cargo, provocando las críticas de la oposición y de Anticor, que abogó este martes por "presionar" para que Kohler y el ministro de Justicia dimitan.

"Los asuntos de conflictos de intereses no dejaron de rodear a Macron durante su anterior mandato", dijo su rival ultraderechista Marine Le Pen, quien abogó por legislar para poner fin a la práctica de "puertas giratorias" por altos funcionarios.