El líder republicano en el Senado contradice a Trump y ve "muy poco" probable el fraude electoral en EEUU

El líder de la minoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, considera "muy poco" frecuentes los episodios de fraude electoral en Estados Unidos, una afirmación que choca frontalmente con la línea del partido, que ha cerrado filas alrededor de la teoría de la conspiración del expresidente Donald Trump de que las elecciones de 2020 le fueron robadas.

El líder republicano en el Senado contradice a Trump y ve "muy poco" probable el fraude electoral en EEUU
AGUAJERO DIGITAL

El líder de la minoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, considera "muy poco" frecuentes los episodios de fraude electoral en Estados Unidos, una afirmación que choca frontalmente con la línea del partido, que ha cerrado filas alrededor de la teoría de la conspiración del expresidente Donald Trump de que las elecciones de 2020 le fueron robadas.

McConnell, senador por Kentucky, ha señalado que si bien en "ocasiones" ese fraude puede darse, ha remarcado que es "muy poco" probable que se produzca, por lo que no considera que la democracia estadounidense corra peligro, después de que se le preguntara por un sondeo de la NBC en la que la principal preocupación de los encuestados era la supuesta amenaza a los procesos electorales.

No obstante, considera que se trata de "un tema importante" ya que "por primera vez en la historia de Estados Unidos" tras las elecciones de 2020 hubo quienes intentaron torpedear la transferencia ordenada del poder en la Casa Blanca, aunque ha destacado que aquellos esfuerzos fueron "frustrados".

"Supongo que eso tuvo algún impacto en la encuesta, pero creo que tenemos una democracia muy sólida. No creo que sea una de las cosas de las que tengamos que preocuparnos, yo no me preocuparía haría", ha dicho.

El sondeo de la NBC refleja que el 57 por ciento de los votantes de Estados Unidos está a favor la investigación contra Trump por posibles irregularidades, después del registro del FBI en su mansión de Mar-a-Lago, de donde se requisaron una veintena de cajas repletas de carpetas con documentación clasificada, algunas de ellas con la etiqueta de alto secreto.