El desgarrador relato de Milly Quezada sobre la muerte de su cuñado por coronavirus

La merenguera Milly Quezada se encuentra devastada por la muerte de su cuñado, el pastor Fausto Arias por el coronavirus a los 64 años de edad. El músico era esposo de la cantante Jocelyn Arias y falleció este domingo 5 de abril a las 7:04 de la noche en el hospital Englewood, de Nueva Jersey después de una ardua batalla contra el COVID-19. Según relata la “Reina del merengue” en medio del llanto al ser contactada por el periodista Tony Dandrades, las últimas palabras hacia su esposa Jocelyn y su hija Isabel cuando la ambulancia se lo llevaba fueron: “Perdónenme por no tomar en serio en consejo de quedarme en casa”. Mily Quezada reveló también sumida en la tristeza que tanto Jocelyn como Isabel tienen el COVID-19 y han rebasado gran parte de los síntomas. Hasta el momento la merenguera no ha podido abrazar a su hermana Jocelyn ni a su sobrina. “Desde el carro mi hermana me gritaba –Yo solamente te quiero dar un abrazo– y me rompió el corazón. Hoy Jocelyn tiene que pensar que de momento no puede enterrar a su ser amado, es posible que no reciba el cuerpo, que ese príncipe de Dios no tenga una tumba donde ella pueda ir a llorar, no se puede, y eso es lo que la gente debe de entender (de quedarse en casa) porque este dolor es impresionante. Yo no te puedo describir el rostro de devastación que tiene esa familia ahora mismo”, narró en medio del llanto Milly y mostrando, a su vez, lo crudo que es despedir a un familiar en medio de la pandemia por el protocolo del distanciamiento social. “El pastor Fausto Arias falleció a las 7:04 de la noche. El COVID-19 le complicó su sistema renal y sus pulmones. Además, sufría de asma. Paz a sus restos”, declaró Milly Quezada en una nota de voz enviada a Diario Libre este domingo para confirmar el fallecimiento de su cuñado. Por 20 años él músico y su esposa pertenecieron a la orquesta de Milly Quezada, hasta que en 1995 abrazaron el evangelio y se convirtieron en pastores de la iglesia Centro Cristiano de Adoración en Nueva Jersey, Estados Unidos. Milly Quezada dijo que recordará a Fausto Arias como alguien dinámico, solidario y que le encantaba hacer un chiste de cualquier cosa.

El desgarrador relato de Milly Quezada sobre la muerte de su cuñado por coronavirus

La merenguera Milly Quezada se encuentra devastada por la muerte de su cuñado, el pastor Fausto Arias por el coronavirus a los 64 años de edad.

El músico era esposo de la cantante Jocelyn Arias y falleció este domingo 5 de abril a las 7:04 de la noche en el hospital Englewood, de Nueva Jersey después de una ardua batalla contra el COVID-19. Según relata la “Reina del merengue” en medio del llanto al ser contactada por el periodista Tony Dandrades, las últimas palabras hacia su esposa Jocelyn y su hija Isabel cuando la ambulancia se lo llevaba fueron: “Perdónenme por no tomar en serio en consejo de quedarme en casa”.

Mily Quezada reveló también sumida en la tristeza que tanto Jocelyn como Isabel tienen el COVID-19 y han rebasado gran parte de los síntomas. Hasta el momento la merenguera no ha podido abrazar a su hermana Jocelyn ni a su sobrina.

“Desde el carro mi hermana me gritaba –Yo solamente te quiero dar un abrazo– y me rompió el corazón. Hoy Jocelyn tiene que pensar que de momento no puede enterrar a su ser amado, es posible que no reciba el cuerpo, que ese príncipe de Dios no tenga una tumba donde ella pueda ir a llorar, no se puede, y eso es lo que la gente debe de entender (de quedarse en casa) porque este dolor es impresionante. Yo no te puedo describir el rostro de devastación que tiene esa familia ahora mismo”, narró en medio del llanto Milly y mostrando, a su vez, lo crudo que es despedir a un familiar en medio de la pandemia por el protocolo del distanciamiento social.

“El pastor Fausto Arias falleció a las 7:04 de la noche. El COVID-19 le complicó su sistema renal y sus pulmones. Además, sufría de asma. Paz a sus restos”, declaró Milly Quezada en una nota de voz enviada a Diario Libre este domingo para confirmar el fallecimiento de su cuñado.

Por 20 años él músico y su esposa pertenecieron a la orquesta de Milly Quezada, hasta que en 1995 abrazaron el evangelio y se convirtieron en pastores de la iglesia Centro Cristiano de Adoración en Nueva Jersey, Estados Unidos.

Milly Quezada dijo que recordará a Fausto Arias como alguien dinámico, solidario y que le encantaba hacer un chiste de cualquier cosa.