EE.UU. habría perdido $19.000 millones por "desperdicio, fraude y abuso" en Afganistán

De los miles de millones de dólares que Estados Unidos ha aprobado para la reconstrucción de Afganistán, unos 19.000 millones se han perdido por "desperdicio, fraude y abuso", según el Inspector General Especial para la Reconstrucción de Afganistán. La comunidad donante está frustrada por el serio problema de corrupción que enfrenta el país asiático y que el gobierno de Kabul no ha logrado controlar.

EE.UU. habría perdido $19.000 millones por "desperdicio, fraude y abuso" en Afganistán
AGUAJERO DIGITAL

Estados Unidos ha perdido 19.000 millones de dólares en Afganistán desde el 2002 debido al “desperdicio, fraude y abuso”, dijo el Inspector General Especial en Afganistán para la Reconstrucción, en un reporte publicado el martes.

El Inspector Especial monitorea todo el gasto estadounidense en la guerra de 19 años, la más prolongada de Estados Unidos.

La autoridad estadounidense de supervisión señaló que el Congreso aprobó casi 134.000 millones de dólares para programas de reconstrucción desde que se derrocó a los talibanes a finales del 2001.

“De ese monto, el inspector especial revisó aproximadamente unos 63.000 millones y concluyó que un total de aproximadamente 19.000 millones de dólares, o un 30% del monto recibido, se perdió por derroche, fraude o abuso”, dice el reporte.

La auditoría del Inspector identificó aproximadamente 1.800 millones en desperdicio, fraude y abuso entre enero del 2018 y diciembre del 2019.

La oficina de supervisión está encargada de revisar el financiamiento para la reconstrucción y presentar recomendaciones para dar al dinero un mejor uso en otros programas o iniciativas en la convulsionada nación del sur de Asia.

Funcionarios: Situación en Afganistán carece de transparencia y tiene fallas
Funcionarios: Situación en Afganistán carece de transparencia y tiene fallas

El reciente informe del Inspector Especial se publica mientras el gobierno del presidente Donald Trump presiona al gobierno afgano y a los insurgentes talibanes a que negocien un acuerdo político para poner fin al conflicto armado permanentemente. Los rivales afganos están actualmente involucrados en conversaciones directas de paz en Doha, Catar.

El histórico diálogo es producto de un acuerdo de paz que la administración Trump logró con el grupo talibán en febrero para terminar la Guerra y traer a casa a las tropas estadounidenses para mayo del 2021.

Estados Unidos y sus aliados invadieron Afganistán tras el ataque terrorista del 11 de septiembre en Nueva York y Washington y derrocaron al gobierno talibán que, en aquel momento, daba refugio a Al Qaeda y su jefe, Osama Bin Laden, quien fue el cerebro de los atentados del 11-S.

La Guerra desde entonces le ha costado a Washington la vida de más de 2.400 soldados y casi un billón de dólares.

El Inspector Especial ha criticado rutinariamente como “inadecuados” los esfuerzos del gobierno afgano para controlar la corrupción, diciendo que esa es una gran preocupación de los frustrados donantes.

En un reporte publicado a inicios del 2020, la oficina del Inspector Especial dijo que la administración del presidente afgano, Ashraf Ghani, “está más interesada en chequear casillas para la comunidad internacional que en realmente eliminar su problema de la corrupción”.

Las iniciativas anticorrupción y programas de reformas serán revisados el próximo mes cuando funcionarios afganos y donantes internacionales se reúnan en Ginebra para considerar futuros compromisos de ayuda a Afganistán.