“Dios está en control”, un canto de esperanza en medio de la pandemia

El vocalista y pastor cristiano, Pedro Rodríguez, quien reside en Ohio, Estados Unidos, estrenó la canción “Dios está en control”, cuyas letras define como un canto de esperanza ante los efectos devastadores del COVID-19. La canción forma parte del nuevo álbum, cuyo contenido irá promocionando en las redes sociales según se requiera, lo compuso hace un tiempo y desde el pasado lunes lo compartió a través de su canal de YouTube. “Forma parte de los diez títulos que hemos preparado y es el que da título al disco. Hemos hecho un video para llevar un poco de esperanza a la gente. Este tiempo es de mucha ansiedad, de mucha preocupación y éste era el mejor tiempo. Dios es el que obra en lo imposible”, comentó el artista. Desde que hizo pública la balada pop ha recibido “excelente respuesta de la feligresía” y del público que no es militante de organizaciones cristianas. “De Colombia, de Venezuela, de República Dominicana, Estados Unidos. Todo ha sido maravilloso. Cuando el señor puso esta canción en mi mente fue en la iglesia, en donde recibíamos muchos testimonios de personas cuyas familias atraviesan por situación de crisis de salud. Lo hemos vinculado con el COVID-19 porque da fe en Dios y ahora le estamos haciendo la traducción al inglés para que llegue a un mercado mucho más amplio”, comentó. Pedro Rodríguez gestiona su propuesta musical de las manos del Ministerio Sicómoro en Ohio. Desde allí, junto a su esposa desarrolla una intensa labor de llevar orientación a la feligresía. “El disco lo vamos a presentar en las redes sociales, pero iremos sacando temas sueltos para uno mantenerse constantemente activo”, comentó. Al referirse a la vida en medio de la pandemia del COVID-19, reflexionó que ha sido muy difícil. “Nosotros tuvimos que cerrar el consultorio dental en que lideramos junto a mi esposa. Estamos en la casa en cuarentena. Esto nos ha impactado en todos los sentidos, pero a la vez hemos sido fortalecido en nuestra relación con Dios, en nuestro matrimonio. Aunque hay mucha calamidad, mucha tristeza, es una época de fortaleza espiritual”, reseñó Rodríguez. Explicó que en este tiempo los matrimonios tienen la oportunidad de ver donde están débiles, así como la relación de la familia con sus hijos.

“Dios está en control”, un canto de esperanza en medio de la pandemia

El vocalista y pastor cristiano, Pedro Rodríguez, quien reside en Ohio, Estados Unidos, estrenó la canción “Dios está en control”, cuyas letras define como un canto de esperanza ante los efectos devastadores del COVID-19.

La canción forma parte del nuevo álbum, cuyo contenido irá promocionando en las redes sociales según se requiera, lo compuso hace un tiempo y desde el pasado lunes lo compartió a través de su canal de YouTube. “Forma parte de los diez títulos que hemos preparado y es el que da título al disco. Hemos hecho un video para llevar un poco de esperanza a la gente. Este tiempo es de mucha ansiedad, de mucha preocupación y éste era el mejor tiempo. Dios es el que obra en lo imposible”, comentó el artista.

Desde que hizo pública la balada pop ha recibido “excelente respuesta de la feligresía” y del público que no es militante de organizaciones cristianas. “De Colombia, de Venezuela, de República Dominicana, Estados Unidos. Todo ha sido maravilloso. Cuando el señor puso esta canción en mi mente fue en la iglesia, en donde recibíamos muchos testimonios de personas cuyas familias atraviesan por situación de crisis de salud. Lo hemos vinculado con el COVID-19 porque da fe en Dios y ahora le estamos haciendo la traducción al inglés para que llegue a un mercado mucho más amplio”, comentó.

Pedro Rodríguez gestiona su propuesta musical de las manos del Ministerio Sicómoro en Ohio. Desde allí, junto a su esposa desarrolla una intensa labor de llevar orientación a la feligresía.

“El disco lo vamos a presentar en las redes sociales, pero iremos sacando temas sueltos para uno mantenerse constantemente activo”, comentó.

Al referirse a la vida en medio de la pandemia del COVID-19, reflexionó que ha sido muy difícil. “Nosotros tuvimos que cerrar el consultorio dental en que lideramos junto a mi esposa. Estamos en la casa en cuarentena. Esto nos ha impactado en todos los sentidos, pero a la vez hemos sido fortalecido en nuestra relación con Dios, en nuestro matrimonio. Aunque hay mucha calamidad, mucha tristeza, es una época de fortaleza espiritual”, reseñó Rodríguez.

Explicó que en este tiempo los matrimonios tienen la oportunidad de ver donde están débiles, así como la relación de la familia con sus hijos.