A él lo vi crecer en mi pequeña "Patria Grande" Quijaquieta, aunque creo nació en Guachupita. De niños nos divertimos, enojamos, volvíamos a jugar y hasta creo peleamos. Niños de barrio, ambos, extrovertidos, dinámicos, inquietos, con estrechez económica, pero con ilusiones, sueños y estudiando. Niños hijos de madre-padre y en aquellos tiempos moldeados con el apoyo de los vecinos que con sus miradas apreciativas.

Cuidemos al hijo de doña Morada

AGUAJERO DIGITAL

A él lo vi crecer en mi pequeña "Patria Grande" Quijaquieta, aunque creo nació en Guachupita. De niños nos divertimos, enojamos, volvíamos a jugar y hasta creo peleamos. Niños de barrio, ambos, extrovertidos, dinámicos, inquietos, con estrechez económica, pero con ilusiones, sueños y estudiando. Niños hijos de madre-padre y en aquellos tiempos moldeados con el apoyo de los vecinos que con sus miradas apreciativas. Quizás él no espera un escrito como este de mi parte, pues todavía quedan cositas por los pleitos de niños, sin embargo, hago acopio de "En la amistad deja un pequeño hueco para los conflictos y en los conflictos deja un gran hueco para la reconciliación".  Hoy él libra una lucha en favor de la buena gobernanza, en contra de la corrupción, a favor de la transparencia y por el derecho de cada uno. Johnny el hijo de Morada, así lo identificábamos, te ofrezco renovar nuestra amistad, la de niño, sincera, la real. 

Jesús María De Los Santos, Johnny el hijo de Morada, el catedrático universitario y subdirector de la UASD Recinto San Juan de la Maguana, nos ha informado el amor que siente por la entidad académica y a cerca de otros demonios que cohabitan en la UASD San Juan. En un potente e inusual discurso de Rendición de Cuentas el pasado miércoles nos abrió los ojos sobre lo que pasa en dicha universidad y eso ha creado un avispero, desatado muchos demonios y alterado a los vividores, sanguijuelas y pocos honestos que también hay en una Casa de Altos Estudios. Sé que la mayoría, los honestos, apoyan lo que él dijo y repudiaran a los promotores de la corrupción. Debemos manifestarles el apoyo que él necesita y merece. Los sanjuaneros, los de Azua y los de Elías Piña, los serios, tenemos que decirles a quienes tienen secuestrada la UASD San Juan que le llegó su fin. ¡Esa universidad es de todos y todas!

La integridad se alcanza por lo aprendido en la casa y también por motus propios. Así uno va absorbiendo lo bueno de la sociedad y lo malo lo va dejando aun lado como ha hecho él. A quienes venimos desde abajo el mal nos persigue, él  no ha escapado a esos designios de la vida, donde las  cámaras de malandrines que donde quiera hacen su agosto y crecen como la verdolaga hoy les acecha, él sabe el tamaño de su responsabilidad, pero no pierde el sueño. Al contrario. No descansa en los laureles. Con él crece la confianza depositada sobre sus hombros. En su caso, tal vez su entrega es especial porque simboliza la defensa del Centro Uasd-San Juan que tanto a este pueblo le costado y que los malandrines no valoran ni le importa.


El hijo de Doña Morada, la mercaera, quien con la marcada misión en la vida de ver su niño crecer y salir de la espantosa miseria que vivimos los de abajo, cifra su esperanza al lograr verlo hacerse  Bachiller en el Liceo Pedro Henríquez Ureña y en 1988 envía a su hijo único a Santo domingo a ver que pasa...La vida le premia por obra de ese que nunca nos abandona Dios...Haciendo camino al andar logra vencer los obstáculos que las circunstancias le presentan. En la capital llega a obtener dos empleos de carrera, fruto del estudio tesorero cargado de mucha disciplina, vocación, arrojo y entrega. Uno, empleado en el Ministerio de Trabajo, y más adelante gana otro concurso que lo lleva  a ser catedrático de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (Uasd). Así las cosas, faltando por decir que en su amplio currículum se encuentra: buen ajedrecista,  artemarcialista, escritor, poeta, beisbolista, teatro y danza. 


El profesor Jesús María de los Santos es solo uno de los casos donde un quijaquietero de origen humilde se ha ido empoderando y ha ocupado una sub dirección en la Uasd-San Juan, y al parecer eso duele y crea resentimientos. Ya no es solo símbolo de la cotidianidad profesoral, sino que ocupa un rol de alto mando en la entidad académica algo que a otros cuesta reconocerles y respetarles sus atribuciones y facultades. ¡Así no se dirige una Alta Casa de Estudios!

Pero su lucha constante para alcanzar espacios gracias a su preparación no ha sido en vano. Ha realizado una loable labor al frente de la sub dirección del Centro Universitario Regional del Oeste (Curo-Uasd), Se ha transformado también en referente y estímulo para las generaciones presentes y futuras de nuestro terruño Quijaquieta. Su permanencia en el cargo lo consideró como una oportunidad de crecimiento para su carrera académica y para el engrandecimiento que él le pueda continuar legando a la casa de los conocimientos.

Todo en la vida tiene su agridulce, el valor personal al asumir esta responsabilidad: “Es un reto, no solo por su condición de hombre humilde de barrio como YO, sino para cualquier ser humano, porque dirigir personas en un lugar tan conflictivo e intereses encontrados donde se desempeñan misiones tan complejas, no es fácil, pero sí una oportunidad de crecimiento, algo que le sirve de motivación y sobre todo agradecimiento a aquellos que depositaron en él esa responsabilidad. Toda vez que los mas consientes que son las mayorías, tomaron en cuenta su preparación y trayectoria”.
Aunque tenemos historias similares cada uno siguió su camino donde a pesar de que vivimos enfocados en ser alguien para dar de sí lo mejor a la sociedad, los obstáculos de la vida parecen interminables. Combatir a los corruptos es tarea de todos y no importa el origen de quien la inicie, lo que hay que ver ahora es quienes se ponen cual lado. Ahora identificaremos a cada uno. Yo he depuesto mi orgullo por ofensas de niños para solidarizarme con la conducta seria, honesta, llena de integridad y en favor de UASD-San Juan que abraza Jesús María, Johnny, a quien todos nos honra. Si usted no ha escuchado el discurso de Rendición de Cuentas, no puede opinar. Lo dicho ahí indigna, es una vergüenza nacional y seguro eso pasó antes. Me gustaría conocer la opinión de cada profesor sanjuanero, en especial de los maestros Elvira Corporan, Alfonsina de la Rosa (la adorada), de Jorge Sención, Roberto Rosado, y de otras personas que han dirigido esa universidad. Pero también, de la PEPCA, la Cámara de Cuentas. Ahí hay un caso que no pueden dejar pasar. Atención Nuria Piera, Alicia Ortega. 

Ese catedrático universitario de origen humildes quien ha realizado una loable labor al frente de la sub dirección del Centro Universitario Regional del Oeste  (Curo-Uasd) como se llamaba, hoy es objeto de persecución y asedio continuos ante los ataques de personas que caminan en la oscuridad de la noche y que pertenecen a dicha entidad académica, . Personas agoreras e tranquilizantes están siendo dirigidas para hacer daño a su persona porque comete el pecado de denunciar el mal existente que desde años atrás habita en esa entidad académica; 

hoy quieren callar una voz que está del lado de la trasparencia y de lo justo. Ya vi que alguien pretende minimizar la gravedad de los hechos, calificándolo de problemas entre el director y el subdirector, ¿Entonces, cuando se denuncia o se persigue la corrupción es problemas entre el denunciante y el denunciado?  ¿Y la verdad de los hechos?

Pronto querrán ponerlo en el paredón porque no se sujeta a todos tipos de corrupción e inmundicias en el Curo-Uasd ¡Ese es su gran delito!¡Y entonces! Llamo la atención de las autoridades y órganos del Estado a tomar carta en el asunto, para que no haya otro Narcisazo y sea originado ahora en la UASD San Juan. Les invito a ver y escuchar mas abajo su discurso que conforme a la ley No.340-2006, sobre compras contrataciones de obras y servicios tuvo a bien dar estricto cumplimiento.