Es indudable que a raíz de la pandemia del Covid-19 el mundo ha cambiado, situación a la cual no puede sustraerse nuestro país. Uno de los aspectos de esa obligatoria transformación, ya en camino, es el hecho de que la gente, sobre todo aquellos que por diversas causas se han abstenido o no han podido incorporarse plenamente al “mundo digital” y especialmente al uso de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), específicamente el comercio electrónico, van a comenzar a usarlo no solo por un asunto de comodidad, sino también por seguridad, ahorro y valoración del tiempo y otros recursos. El tema del coronavirus ha despertado en los dominicanos y en las empresas la noción del valor de la realización de las transacciones por canales electrónicos, de repente, una gran segmento de la población se han dado cuenta que contamos con ese recurso a nuestra disposición. 

Coronavirus y comercio electronico en republica dominicana

Es indudable que a raíz de la pandemia del Covid-19 el mundo ha cambiado, situación a la cual no puede sustraerse nuestro país. Uno de los aspectos de esa obligatoria transformación, ya en camino, es el hecho de que la gente, sobre todo aquellos que por diversas causas se han abstenido o no han podido incorporarse plenamente al “mundo digital” y especialmente al uso de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), específicamente el comercio electrónico, van a comenzar a usarlo no solo por un asunto de comodidad, sino también por seguridad, ahorro y valoración del tiempo y otros recursos. El tema del coronavirus ha despertado en los dominicanos y en las empresas la noción del valor de la realización de las transacciones por canales electrónicos, de repente, una gran segmento de la población se han dado cuenta que contamos con ese recurso a nuestra disposición. 

Nos hemos dado cuenta de lo que vale nuestro tiempo y en tal vertiente el comercio electrónico tendrá en el porvenir inmediato un crecimiento importante, en razón además, de que las empresas dominicanas en ocasión de esta calamidad global se han comenzado a dar cuenta de la importancia de contar con canales virtuales de venta y distribución de sus productos y servicios (retail). En el porvenir, en cualquier momento Dios no lo quiera puede ocurrir otra situación de emergencia nacional y tendrán que contar con un plan de contingencia, lo que lamentablemente no ocurrió en este caso. ¿Estaba consciente una gran parte del empresariado nacional de esto? Evidentemente, no. De haberlo estado, el público tendría una mayor oferta para adquirir por la vía virtual productos básicos como lo son: alimentos, medicinas y otros insumos. Esta pandemia  deberá “acelerar” el desarrollo de los negocios a través de medios electrónicos.

 Y con ello contribuiremos a no tener la economía “frenada”, en ese sentido el comercio electrónico es un importantísimo aliado de las empresas. Por ejemplo; hoy en día hay compañías cuyas instalaciones físicas están cerradas, pero por canales como Whatsapp o su plataforma en la red pueden enviar desde sus almacenes, incluso en el caso de las mipymes desde la casa de su propietario, cualquier mercancía o producto, por lo que podemos constatar que el comercio electrónico en la República Dominicana tiene un campo cuasi infinito para crecer.

El año 2020 ha marcado lo que estimamos como el principio de una nueva era de expansión acelerada del e-commerce en nuestra nación y en el mundo. Esa es la realidad nacional, la mentalidad de muchos empresarios y emprendedores cambiará y verán en éste una aliado, en lugar de un competidor desleal. ¡Adelante!