Cómo evitar y tratar la infección del herpes labial

La Organización Mundial de la Salud estima que el 80 % de las personas menores de 50 años padecen el Virus del Herpes Simple (VHS). Una enfermedad que no tiene cura y es muy contagiosa y endémica. El Virus del Herpes Simple puede ser de dos tipos: el VHS-1 y el VHS-2. El primero se transmite por contacto labial, es decir, boca a boca y suele provocar herpes labial y en menor medida herpes genital, mientras que el VHS-2 se contagia por transmisión sexual y provoca herpes genital.

Cómo evitar y tratar la infección del herpes labial

AGUAJERO DIGITAL

GINEBRA.-La Organización Mundial de la Salud estima que el 80 % de las personas menores de 50 años padecen el Virus del Herpes Simple (VHS). Una enfermedad que no tiene cura y es muy contagiosa y endémica.

El Virus del Herpes Simple puede ser de dos tipos: el VHS-1 y el VHS-2. El primero se transmite por contacto labial, es decir, boca a boca y suele provocar herpes labial y en menor medida herpes genital, mientras que el VHS-2 se contagia por transmisión sexual y provoca herpes genital.

Ambas son infecciones que suelen adquirirse durante la infancia. Tanto el herpes labial como el genital no suelen presentar síntomas, por lo que la gran mayoría de afectados desconoce que son portadores de la enfermedad.

Las infecciones provocadas por los dos tipos de virus duran toda la vida. La OMS señala que un 67 % de los menores de 50 años (3.700 millones de personas) padecen VHS-1, mientras que el 13 % (491 millones de personas) padecen VHS-2.

Según la farmaceútica online DosFarma, siete de cada 10 españoles puede llegar a padecer VHS en alguna de sus dos versiones y más de la mitad no lo saben.

Por sexos, hay un 10 % más de mujeres que sufren esta enfermedad que de hombres.

HERIDAS EN LA BOCA, SÍNTOMA MÁS FRECUENTE DEL HERPES LABIAL

El virus del herpes labial suele presentarse como pequeñas vesículas o úlceras, conocidas como calenturas, muy dolorosas en los labios, encías o paladar.

Habitualmente, el afectado suele notar picor y una sensación de hormigueo en la zona antes de su aparición.

A menudo, se confunden con las “aftas bucales”, unas pequeñas úlceras que tienen un color blanquecino en el interior y rojizo en su borde provocadas por hongos, desequilibrio hormonal o estrés, entre otros factores.

Es imprescindible acudir a un especialista ante cualquier sospecha para realizar un diagnóstico efectivo de la enfermedad.

Se pueden realizar tres pruebas para detectar el VHS:

Prueba con hisopo: se frota un hisopo limpio de algodón contra la llaga para recoger células y líquido para analizar.

Análisis de sangre: procedimiento más habitual que consiste en un informe serológico para buscar anticuerpos contra el virus del herpes simple.

Punción lumbar: procedimiento poco común para probar si hay infección en el cerebro o la médula espinal.

Reforzar el sistema inmune como mejor prevención

El herpes labial es una infección recurrente, por lo que es habitual padecer brotes periódicos. Estos episodios suelen reducirse en el tiempo, así como su gravedad.

Los profesionales de DosFarma establecen unas pautas para prevenir esta enfermedad como:

Cuidar el sistema inmunológico

Dormir suficientes horas

Reducir el estrés emocional

Mantener una dieta equilibrada

Seguir hábitos saludables

No fumar ni beber alcohol en exceso

Realizar ejercicio regularmente

Mantener los labios hidratados todo el año

Evitar el contacto bucal y objetos con otras personas desde los primeros síntomas

Habitualmente la infección desaparece sola en 10 o 15 días, pero existen algunos métodos para paliar los efectos y ayudar a la recuperación del paciente.

Estos son los medicamentos antivirales, los tratamientos para el malestar, los bálsamos preventivos, los medicamentos para el dolor y las compresas caseras.

CÓMO PREVENIR EL CONTAGIO

El VHS-1 es muy contagioso cuando la persona presenta síntomas, por lo que es recomendable evitar el contacto bucal con otras personas. Asimismo, no debe compartir objetos que hayan estado en contacto con la saliva ni tener relaciones sexuales.

Aunque la persona que ya tiene la infección por VHS-1 no puede volver a contagiarse del virus, sí podría contraer el VHS-2.

Actualmente, no existe cura para ambas infecciones, pero se están desarrollando vacunas para prevenir la enfermedad.