Autoridades financieras de México ajustan riesgos ante pandemia de COVID-19

Las principales autoridades económicas mexicanas, agrupadas en el Consejo de Estabilidad del Sistema Financiero (CESF), ajustaron su balance de riesgos ante la pandemia del coronavirus, se informó este miércoles. En primer lugar, el Banco de México (Banxico) anunció la liberación "de manera inmediata" de 50.000 millones de pesos (2.045 millones de dólares) a la banca comercial y de desarrollo para "promover la oferta de crédito" tras reducir el depósito de regulación monetaria. Además, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) emitió criterios especiales para que las instituciones de crédito difieran de modo parcial o total los pagos de capital e intereses por seis meses para los clientes con una fuente de pago afectada por la contingencia. México declaró esta semana la "emergencia sanitaria" por el coronavirus, que ha causado 1.215 contagios y 29 muertes, lo que implica suspender las actividades no esenciales de todos los sectores hasta el 30 de abril. Tras ello, el martes se reunió el CESF, que presiden la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SCHP), e integran Banxico, la CNBV, la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas (CNSF), la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar) y el Instituto para la Protección al Ahorro Bancario (IPAB). "Dada la importancia de los servicios financieros para el buen funcionamiento de la economía y las actividades productivas en el país, es necesario tomar medidas para su adecuada continuidad operativa durante este periodo de emergencia sanitaria", apuntó el boletín emitido el miércoles. Las acciones también incluyen la subasta de crédito por 5.000 millones de dólares anunciada por la Comisión de Cambios con los recursos obtenidos mediante la línea "swap" entre la Reserval Federal de Estados Unidos (FED) y Banxico para "mantener condiciones de liquidez adecuada". En relación al mercado cambiario, la Comisión de Cambios incrementó el programa de coberturas de 20.000 millones a 30.000 millones de dólares, además de haber realizado dos subastas por 2.000 millones de dólares. En tanto, "para mejorar la operación del mercado de renta fija", la SCHP realizó tres operaciones de manejo de pasivos, por un monto no detallado en el boletín, con tres permutas de valores gubernamentales realizadas por Banxico como agente financiero. Asimismo, "para garantizar la atención de los asegurados", la CNSF autorizó que las instituciones de seguros amplíen los plazos para el pago de primas sin penalización o cancelación de pólizas para quienes lo requieran como resultado de la contingencia. "Todas las autoridades financieras representadas en el Consejo han tomado o están en proceso de tomar medidas de continuidad operativa temporales con la finalidad de facilitar los plazos de cumplimiento de diversas obligaciones", aseveró el texto. El CESF reconoció que, ante la crisis de la COVID-19, "han aumentado los riesgos de una marcada desaceleración económica" pese a la certidumbre proporcionada por el nuevo Tratado comercial de México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC). Hizo referencia a la baja de calificación de México a BBB que hizo la agencia Standard & Poor's (S&P) la semana pasada y los "retos" que afronta Petróleos Mexicanos (Pemex) ante la caída de los precios del crudo mexicano, que rondan los 10 dólares por barril. El Gobierno de México decretó esta semana la emergencia sanitaria, lo que obliga a parar las actividades económicas no esenciales, y exhortó a la población a quedarse en sus casas durante la pandemia, que lleva 1.215 enfermos y 29 fallecidos en el país.

Autoridades financieras de México ajustan riesgos ante pandemia de COVID-19

Las principales autoridades económicas mexicanas, agrupadas en el Consejo de Estabilidad del Sistema Financiero (CESF), ajustaron su balance de riesgos ante la pandemia del coronavirus, se informó este miércoles.

En primer lugar, el Banco de México (Banxico) anunció la liberación "de manera inmediata" de 50.000 millones de pesos (2.045 millones de dólares) a la banca comercial y de desarrollo para "promover la oferta de crédito" tras reducir el depósito de regulación monetaria.

Además, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) emitió criterios especiales para que las instituciones de crédito difieran de modo parcial o total los pagos de capital e intereses por seis meses para los clientes con una fuente de pago afectada por la contingencia.

México declaró esta semana la "emergencia sanitaria" por el coronavirus, que ha causado 1.215 contagios y 29 muertes, lo que implica suspender las actividades no esenciales de todos los sectores hasta el 30 de abril.

Tras ello, el martes se reunió el CESF, que presiden la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SCHP), e integran Banxico, la CNBV, la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas (CNSF), la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar) y el Instituto para la Protección al Ahorro Bancario (IPAB).

"Dada la importancia de los servicios financieros para el buen funcionamiento de la economía y las actividades productivas en el país, es necesario tomar medidas para su adecuada continuidad operativa durante este periodo de emergencia sanitaria", apuntó el boletín emitido el miércoles.

Las acciones también incluyen la subasta de crédito por 5.000 millones de dólares anunciada por la Comisión de Cambios con los recursos obtenidos mediante la línea "swap" entre la Reserval Federal de Estados Unidos (FED) y Banxico para "mantener condiciones de liquidez adecuada".

En relación al mercado cambiario, la Comisión de Cambios incrementó el programa de coberturas de 20.000 millones a 30.000 millones de dólares, además de haber realizado dos subastas por 2.000 millones de dólares.

En tanto, "para mejorar la operación del mercado de renta fija", la SCHP realizó tres operaciones de manejo de pasivos, por un monto no detallado en el boletín, con tres permutas de valores gubernamentales realizadas por Banxico como agente financiero.

Asimismo, "para garantizar la atención de los asegurados", la CNSF autorizó que las instituciones de seguros amplíen los plazos para el pago de primas sin penalización o cancelación de pólizas para quienes lo requieran como resultado de la contingencia.

"Todas las autoridades financieras representadas en el Consejo han tomado o están en proceso de tomar medidas de continuidad operativa temporales con la finalidad de facilitar los plazos de cumplimiento de diversas obligaciones", aseveró el texto.

El CESF reconoció que, ante la crisis de la COVID-19, "han aumentado los riesgos de una marcada desaceleración económica" pese a la certidumbre proporcionada por el nuevo Tratado comercial de México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

Hizo referencia a la baja de calificación de México a BBB que hizo la agencia Standard & Poor's (S&P) la semana pasada y los "retos" que afronta Petróleos Mexicanos (Pemex) ante la caída de los precios del crudo mexicano, que rondan los 10 dólares por barril.

El Gobierno de México decretó esta semana la emergencia sanitaria, lo que obliga a parar las actividades económicas no esenciales, y exhortó a la población a quedarse en sus casas durante la pandemia, que lleva 1.215 enfermos y 29 fallecidos en el país.