5 signos que te indican si el lunar de tu hijo es peligroso

Los padres a diario ven el rostro y cuerpo de sus hijos. Al bañarlos, cambiarlos, acariciarlos con amor hace memorizar cada detalle de su anatomía. Desde pequeños, cuando les van apareciendo lunares, casi como memoria fotográfica sabemos dónde están ubicados y el tamaño y forma que poseen. Por eso, ante la mínima duda, debemos poner atención y cuidado. Generalmente los lunares en la piel de un niño no son motivo de preocupación, si el niño crece el lunar naturalmente se hará más grande, se oscurezcan, se aclaren o incluso desvanecerse.

5 signos que te indican si el lunar de tu hijo es peligroso

AGUAJERO DIGITAL

Los padres a diario ven el rostro y cuerpo de sus hijos. Al bañarlos, cambiarlos, acariciarlos con amor hace memorizar cada detalle de su anatomía. Desde pequeños, cuando les van apareciendo lunares, casi como memoria fotográfica sabemos dónde están ubicados y el tamaño y forma que poseen. Por eso, ante la mínima duda, debemos poner atención y cuidado.

Generalmente los lunares en la piel de un niño no son motivo de preocupación, si el niño crece el lunar naturalmente se hará más grande, se oscurezcan, se aclaren o incluso desvanecerse.

Pero si al paso del tiempo te inquieta la apariencia de un lunar en tu hijo, tal vez sea el momento de que un dermatólogo deba revisar ese lunar. Un melanoma es un tipo de cáncer de piel que puede comenzar en un lunar. Detectado temprano, el melanoma es altamente tratable.

¿Cuándo debes visitar al médico para que examine el lunar de tu hijo?

Cambio de lunar: Si un lunar está creciendo (o cambiando) rápidamente, esto puede ser preocupante. Un lunar también puede ser preocupante si un cambio hace que el lunar se vea diferente de los otros lunares de su hijo. Tales cambios pueden ser un signo de melanoma.

El lunar tiene forma de cúpula, tiene un borde irregular o contiene diferentes colores. Si ve un crecimiento elevado y redondo en la piel de su hijo que es rosado, rojo, tostado o marrón, es probable que sea un nevus Spitz. Este es un lunar inofensivo que generalmente aparece entre los 10 y los 20 años de edad. Un niño también puede nacer con este tipo de lunar.

Lunar sangrante: un lunar elevado puede engancharse con algo y ponerse irritado. Sin embargo, si un lunar sangra sin razón, debe verificarse. Un lunar que parece una llaga abierta también es preocupante. El sangrado o una ruptura en la piel pueden ser un signo de melanoma.

Muchos lunares: es normal que un niño o adolescente reciba nuevos lunares. Para cuando un niño se convierte en adulto, es común tener de 12 a 20 de estos. Sin embargo, si su hijo ya tiene más de 50 lunares, debe estar bajo el cuidado de un dermatólogo. Algunos niños que tienen muchos lunares contraen melanoma temprano en la vida. Un estudio australiano encontró que más de la mitad de los pacientes con melanoma de 15 a 19 años tenían al menos 100 lunares.

Lunar grande:  un lunar grande puede medir siete pulgadas de diámetro o más. Un lunar gigante puede cubrir una parte del cuerpo de un niño, como se muestra aquí. Los niños con este tipo de lunares generalmente nacen con ellos. Estos lunares también pueden aparecer poco después del nacimiento. Tener un lunar grande o gigante aumenta el riesgo del niño de desarrollar melanoma y otros problemas de salud. Este riesgo es mayor cuando el niño es pequeño. Más de la mitad de los melanomas que se desarrollan en lunares gigantes son diagnosticados a los 10 años de edad.